Kraft Heinz estudia vender su negocio de café Maxwell House, según CNBC

25 febrero, 2019
Kraft Heinz estudia vender su negocio de café Maxwell House, según CNBC

Nueva York, 25 feb (EFE).- El gigante de la alimentación Kraft Heinz está estudiando una posible venta de su negocio de café Maxwell House ante las dificultades que atraviesa el grupo, informó este domingo CNBC.

El canal financiero, que cita a fuentes con conocimiento del asunto, señala que Kraft Heinz ha contratado al banco de inversiones Credit Suisse para explorar opciones en ese sentido.

Según esas fuentes, Maxwell House podría venderse por al menos 3.000 millones de dólares, a tenor de las valoraciones recientes de otras marcas de productos de consumo.

El negocio de Maxwell House, que en su día fue la marca de café líder en Estados Unidos, se ha visto afectado en los últimos años por el cambio de gustos de los consumidores, que cada vez compran más café fuera de casa u optan por productos más exclusivos.

Según las fuentes citadas por CNBC, la posible venta de esta marca sería una dentro de una serie de desinversiones por parte de Kraft Heinz, que está buscando reformar su gran emporio alimentario.

El pasado viernes, las acciones del grupo se hundieron en bolsa después de que la empresa anunciase una depreciación de 15.400 millones de dólares en dos de sus principales marcas, Kraft y Oscar Mayer, así como un recorte en su dividendo por acción.

En un año, el gigante alimenticio ha perdido el 49,61 % de su valor en el mercado.

Según las cuentas dadas a conocer la pasada semana, Kraft Heinz tuvo un pérdida neta de 12.608 millones de dólares solo en el cuarto trimestre de 2018, frente a la ganancia de 8.003 millones en el mismo periodo de 2017.

El grupo es resultado de la fusión en 2015 de Kraft y Heinz, que dos años antes había sido adquirida por el fondo Berkshire Hathaway, propiedad de Warren Buffet, y la firma brasileña 3G Capital.

En los últimos años, el grupo alimentario ha sufrido ante el retroceso de algunas de sus marcas más conocidas como Oscar Mayer o Velveeta, con los consumidores cada vez menos interesados en comidas envasadas y con una mayor competencia. EFE

mvs/cav