Interrogantes rodean la masacre de manifestantes por desconocidos en Bagdad

9 de diciembre de 2019
Interrogantes rodean la masacre de manifestantes por desconocidos en Bagdad

Amer Hamid
Bagdad, 9 dic (EFE).- Dos días después del ataque armado del viernes contra manifestantes en una plaza de la capital iraquí, en el que murieron más de veinte personas, los interrogantes sobre la autoría y las circunstancias en las que se produjo la matanza continúan.
Las autoridades han apuntado a “bandas ilegales” sin que se sepa con certeza quiénes eran los hombres armados que llegaron en todoterrenos a la plaza Al Jalani y abrieron fuego indiscriminadamente contra los manifestantes, dejando al menos 23 muertos y más de 130 heridos.
CONDENAS NACIONALES E INTERNACIONALES
El presidente iraquí y la enviada especial de la ONU para Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, se reunieron este domingo para concretar medidas para que este tipo de ataques “no se vuelvan a repetir”.
Un comunicado de la presidencia apuntó a “bandas ilegales” como responsables de la acción y consideró que su objetivo era afectar a “la seguridad y estabilidad del país”, sin ofrecer más detalles sobre un incidente con muchas sombras, como los ataques que se han registrado contra manifestantes por parte de francotiradores no identificados.
La presidencia aseveró que es el momento de “intensificar” las medidas de seguridad, además de arrestar a los autores de este acto “atroz y criminal” contra los participantes en las protestas, que dieron comienzo el 1 de octubre y se reavivaron el 25 de ese mes, y continúan a día de hoy sin pausa.
Saleh y Hennis-Plasschaert debatieron además las medidas necesarias para acelerar las reformas legales y la celebración de unos comicios “justos” que permitan seleccionar un candidato a primer ministro que sustituya a Adel Abdelmahdi, cuya dimisión la semana pasada no ha desactiva la crisis.
La misión de Naciones Unidas en Irak (UNAMI) confirmó en su cuenta de Twitter la reunión entre los dos líderes y detalló que entre los asuntos tratados en el encuentro estuvieron los actuales desarrollos políticos y de seguridad en el país.
Otra reunión tuvo lugar entre los embajadores de Reino Unido, Francia y Alemania en Irak con Abdelmahdi, al que pidieron que, en calidad de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, garantice la protección de los manifestantes, dijeron las legaciones europeas en un comunicado conjunto.
“Ningún grupo armado debe poder operar fuera del control del Estado, (…) animamos al Gobierno que asegure la implementación de su reciente decisión de que la (milicia progubernamental integrada principalmente por chiíes) Multitud Popular se mantenga alejada de las protestas”, destacaron en la nota.
Los diplomáticos condenaron no sólo la violencia de este fin de semana, sino también todas las muertes desde el inicio de las protestas, en su mayoría por la represión policial, y demandaron que se juzgue a todos sus responsables.
Por su parte, Iyad Alaui, exvicepresidente iraquí y líder de la Alianza Nacional, con 21 diputados en el Parlamento, pidió este domingo en un comunicado que rindan cuentas los que han causado la muerte de manifestantes, entre otras demandas para que el país salga de la crisis.
MILICIAS CHIÍES, SOSPECHOSAS
Algunos activistas, analistas y ciudadanos han señalado a milicianos chiíes por los ataques de francotiradores e incluso por la matanza en Al Jalani, pero por el momento no se ha confirmado quién está detrás de estos incidentes y ninguna institución o partido político ha apuntado directamente a ningún grupo o movimiento.
La masacre tuvo lugar el viernes por la noche en una plaza adyacente a un garaje de varias plantas donde los manifestantes han permanecido desde el comienzo de la revuelta popular y cercana a la plaza Tahrir, epicentro de las protestas.
Según el último recuento de la Comisión Iraquí de Derechos Humanos, entidad pública e independiente, 14 personas murieron el Al Jalani y entre los 110 heridos hay 25 efectivos de seguridad, aunque estos aparentemente no intervinieron para detener el ataque.
Un miembro de la Comisión, Ali al Bayati, detalló a Efe que al menos 460 personas han perdido la vida en las protestas desde el 1 de octubre hasta el 4 de diciembre, entre ellos 17 miembros de las fuerzas de seguridad.
Además, otras 19.800 personas resultaron heridas, incluidos 2.650 miembros de seguridad.
Hoy el Consejo Supremo de Justicia iraquí anunció en un comunicado que 2.626 manifestantes arrestados en el marco de las protesta fueron puestos en libertad hasta este domingo y que otros 181 permanecen detenidos y están siendo investigados. EFE
ah-ar-agm-njd/fc/jmc