Instalan en Chile memorial que recuerda profesionales degollados en dictadura

30 de marzo de 2016
Instalan en Chile memorial que recuerda profesionales degollados en dictadura

Santiago de Chile, 30 mar (EFE).- “Lugar de memoria: Guerrero, Nattino y Parada”, dice la placa del memorial que se inauguró hoy en la ayuntamiento capitalino de Providencia, en homenaje a los tres profesionales que fueron secuestrados y degollados en 1985, durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

La platina se levanta en el mismo lugar donde la temible policía secreta de Pinochet secuestró el 25 de marzo de 1985 al sociólogo José Manuel Parada y al profesor Manuel Guerrero, frente al desaparecido Colegio Latinoamericano.

La misma suerte corrió un día antes el pintor Santiago Nattino.

Los tres profesionales y dirigentes comunistas, fueron degollados por agentes del régimen militar, quienes posteriormente abandonaron sus cadáveres en una zona rural en la periferia de Santiago.

La alcaldesa de la comuna de Providencia, Josefa Errázuriz, señaló a los asistentes que este monumento que recuerda el asesinato conocido como “Caso Degollados” es para “no borrar el pasado”, y que esta es una gran oportunidad para “construir un futuro en paz”.

“Buscamos aportar a construir una ciudad donde la memoria y el patrimonio son elementos impulsores de la identidad”, aseveró.

La iniciativa fue liderada por Daniela Fuentealba, presidenta de Ciudad Elefante, una organización ciudadana que busca promover acciones que exterioricen la memoria y la defensa de los derechos humanos en el espacio público en Chile.

El memorial fue apoyado por algunos vecinos, pero resistido por otros moradores que acusaron que este monumento podría generar problemas los días que se realizan homenajes a las víctimas de la dictadura de Pinochet.

Al evento asistió un centenar de personas y contó con la participación del trovador chileno, Manuel García.

Durante la dictadura militar, unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, según cifras oficiales, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, mientras otros 33.000 fueron torturados y encarcelados por causas políticas.