Imagen logo de la OPI

Irlanda del Norte acude a las urnas sin Gobierno y con los partidos divididos

 18 mayo, 2023

Dublín, 18 may (EFE).- Poco más de 1,3 millones de norirlandeses están llamados este jueves a las urnas para votar en unas elecciones locales marcadas por la crisis del Gobierno autónomo, suspendido desde hace más de un año por las diferencias que mantienen los partidos nacionalistas y unionistas sobre el Brexit.

Están en juego 462 puestos en los once consejos de la provincia británica, dominados por el probritánico Partido Democrático Unionista (DUP) y el proirlandés Sinn Féin, antiguo brazo político del ya inactivo IRA.

Ambas formaciones, principales representantes de las comunidades protestante y católica, respectivamente, prevén mantener su hegemonía en las administraciones locales, si bien las encuestas constatan también el progresivo avance del Partido Alianza, multiconfesional y de centro liberal.

La Alianza ya confirmó esta tendencia en las elecciones autonómicas de mayo de 2022, en las que alcanzó el tercer puesto y situaron al Sinn Féin como primera fuerza regional, por delante del DUP, tras su histórica victoria en aquellos comicios.

Desde entonces, el rechazo unionista a los arreglos comerciales acordados por Londres y Bruselas sobre el encaje de Irlanda del Norte pos-Brexit, recogidos primero en el controvertido Protocolo y ahora en el llamado Acuerdo Marco de Windsor, mantiene en el limbo el Ejecutivo de Belfast.

El DUP se niega a compartir con el Sinn Féin el Gobierno y está por ver si esta parálisis le pasará factura en las urnas o, por el contrario, unificará el voto unionista frente al bloque nacionalista, en detrimento del Partido Unionista del Ulster (UUP), cuarta fuerza en la Asamblea autónoma.

En las elecciones locales de este jueves, el DUP defiende 130 escaños, por 105 del Sinn Féin, 75 del UUP, 59 del Partido Socialdemócrata y Laborista (SLDP, nacionalista) y 53 de la Alianza, mientras que el resto es de otras formaciones.

El electorado reconoce que las competencias de los once consejos norirlandeses son muy diferentes respecto a las de las instituciones regionales, paralizadas desde febrero de 2022, pero el resultado final podría reflejar su grado de hartazgo con los principales partidos, incapaces de acordar una soluciones en un momento de crisis por el alza del coste de la vida o la precaria situación de la sanidad.

Los consejos son responsables, entre otras áreas, de la planificación urbanística, recogida de basuras, tasas municipales o de la gestión de la cultura y el patrimonio local, pero no se ocupan de la vivienda social, el transporte o la educación.

En un contexto permanente de crisis política, con nueve suspensiones del Gobierno autónomo en 23 años, cada vez hay más voces, como la Alianza, que piden no solo una reforma de las instituciones de poder compartido nacidas tras los acuerdos de paz, en las que el veto del bloque unionista o nacionalista puede bloquear su funcionamiento.

También el representante de los once consejos regionales, el grupo NILGA (sus siglas en inglés), reclama ahora más poderes para las administraciones locales.

Sostiene que los consejos de Irlanda del Norte fueron responsables de menos del 5 % del gasto público entre 2021 y 2022, frente al 20 % registrado en Inglaterra y el 24 % en Escocia y País de Gales.

Los centros electorales en la provincia abrirán este jueves a las 06.00 GMT y cerrarán a las 21.00 GMT, aunque el recuento de votos no comenzará hasta el viernes.

El sistema electoral norirlandés, de transferencia de voto, ralentiza el cómputo de sufragios y las primeras preferencias se conocerán al final de la jornada, mientras que el resultado definitivo podría anunciarse el sábado por la noche. EFE

ja/vg