Imagen logo de la OPI

Científicos piden que Brasil esté en alerta por el fentanilo pero sin cundir el pánico

 10 mayo, 2023

Sao Paulo, 10 may (EFE).- Brasil debería de estar en alerta por los riesgos del fentanilo, mirando lo ocurrido en Estados Unidos, pero sin que cunda el pánico, según recomienda un artículo de dos investigadores publicado este martes en la revista científica The Lancet.

El artículo firmado por Francisco Bastos, investigador del reputado laboratorio público Fiocruz, y Noa Krawczyk, profesora del Centro de Epidemiología y Política de Opioides de la NYU Grossman School of Medicine, apunta que el riesgo de que esta droga cause estragos en Brasil es menor que en Estados Unidos por varios motivos.

Uno de los principales factores es el precio, puesto que en Brasil los opiáceos como el fentanilo son caros, en comparación con la cocaína, que es «barata», apunta el artículo.

El documento subraya que el poder adquisitivo de los brasileños es mucho menor que en Estados Unidos y además, en el país suramericano todavía no hay un mercado implantado de opiáceos, como sí ocurre en la nación norteamericana.

Además, apunta el artículo, en Brasil el consumo de opiáceos tiene mayor prevalencia en mujeres, según un estudio de 2015, mientras que en Estados Unidos esta droga predomina en hombres.

No obstante, los investigadores advierten de que Brasil debe de tomar medidas preventivas, después de que las autoridades anunciaran el pasado marzo la primera incautación de fentanilo en el país, un alijo de 31 frascos hallado en un puerto del estado de Espírito Santo, en el sureste del país.

En el artículo, los investigadores sugieren que es necesario invertir en vigilancia e investigación continuas para comprender los patrones cambiantes de uso y abuso de drogas, así como hacer análisis toxicológicos para detectar posibles mezclas de fentanilo con cocaína.

También proponen mejorar la vigilancia del fentanilo médico; así como formar y distribuir naloxona a los profesionales médicos de urgencias para tratar las sobredosis.EFE

mp/ed/cpy