Imagen logo de la OPI

Regalar criptomoneda y congelar deuda: la batalla populista en las elecciones de Tailandia

 09 mayo, 2023

Noel Caballero

Bangkok, 9 may (EFE).- Regalar criptomonedas a millones de personas, congelar la deuda de los agricultores o legalizar los juguetes sexuales son ejemplos de la larga lista de medidas populistas propuestas por los partidos políticos de Tailandia de cara a las elecciones generales del 14 de mayo.

«Estas elecciones ya tienen un ganador: el populismo», declaró el mes pasado Thitinan Pongsudhirak, decano de la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Chulalongkorn, en un acto en el Club de Corresponsales de Bangkok.

El experto remarcó que todos los partidos que se presentan a los comicios llevan «medidas populistas» para atraer un puñado de votos, una estrategia criticada hace años por «los sectores más conservadores» a la que en esta ocasión también se suman.

Ante tal cúmulo de estas propuestas, la Comisión Nacional de Anticorrupción expresó el pasado jueves su «profunda preocupación» y pidió «cautela» a los votantes ante algunas medidas populistas «poco realistas» y que podrían alimentar la «corrupción», en un artículo publicado en su portal de internet.

DUPLICAR EL SALARIO MÍNIMO

Con el salario mínimo con solo una pequeña subida desde 2012 y en 353 bat al día (10,3 dólares o 9,4 euros) en Bangkok -menor en otras provincias-, las plataformas se han lanzado en una carrera por prometer abruptas subidas, que según el experto pueden poner en riesgo la economía estructurada en torno a la mano de obra barata.

El Puea Thai, el favorito según las encuestas, es quien ha apostado más fuerte al asegurar que durante su mandato llevará el salario mínimo hasta los 600 bat al día (17,5 dólares o 16 euros), mientras otros partidos, como el reformista Move Forward, rebajan sus pretensiones hasta los 450 bat (13 dólares o 12 euros).

CRIPTOMONEDAS Y JUGUETES SEXUALES

Sin embargo, entre toda la retahíla de ideas dispares, sobresalen dos por encima del resto.

El propio Puea Thai, quien amasa varias de propuestas populistas, ha prometido dar una cartera digital con criptomonedas por valor de 10.000 bat (cerca de 300 dólares o más de 260 euros) a todas las personas mayores de 16 años.

Esta medida, por la que el partido fue llamado dar explicaciones ante la Comisión Electoral, tiene por objetivo estimular la economía local ya que el monto solo se puede gastar en tiendas en un radio de 4 kilómetros a la vivienda.

Más atrevido se ha mostrado el Partido Demócrata, la formación más veterana de Tailandia venida a menos en los últimos años, quien se ha dejado de remilgos y ha abrazado con placer la legalización de los consoladores y otros juguetes eróticos.

Según este partido conservador, regularizar la venta de los juguetes eróticos creará una fuente de ingresos vía impuestos y permitirá el control de este tipo de productos, que aunque son ilegales se pueden encontrar fácilmente en los mercados callejeros.

DEUDAS Y AYUDAS A LOS AGRICULTORES

La enorme tasa de deuda familiar del país -con el 87,5 %, la tercera más alta de Asia-, especialmente en las empobrecidas zonas rurales dominadas por los agricultores, es otro de los caballos de batalla.

Una vez más el Puea Thai, tildado de populista desde hace años por el bando conservador, propone congelar la deuda de los agricultores durante 3 años e impulsar medidas -como establecer un precio pactado de compra para diversos productos agrícolas- que logren triplicar los ingresos para 2027.

Sin embargo, los subsidios se llevan la palma con propuestas, realizadas por el conservador Palang Pracharat, como transferir a fondo perdido 30.000 bat (más de 870 dólares o casi 800 euros) a hasta 8 millones de granjeros, que dispararía el gasto hasta los casi 7.000 millones de dólares.

OTRAS MEDIDAS

El envejecimiento de la población y la baja tasa de natalidad es otra de las dianas a las que las plataformas han lanzado sus medidas, con asignaciones mensuales por niños menores de 6 años, donde coinciden conservadores y reformistas.

Mientras, los partidos más tradicionalistas, como United Thai Nation -liderado por el actual primer ministro- y que cuentan con los más adultos como una de sus bases electorales, impulsan modestas subidas de asignaciones para las personas con más de 60 años. EFE

nc/raa/pi