Imagen logo de la OPI

0-2. Juanpe y Taty Castellanos meten al Girona en la lucha por Europa

 02 mayo, 2023

Curri Carrillo

Sevilla (España), 2 may (EFE).- El Girona se marcó este lunes un partido redondo en el Ramón Sánchez Pizjuán, donde ganó 0-2 al Sevilla con goles de Juanpe Ramírez y el argentino Valentín ‘Taty’ Castellanos, uno en cada parte, y rompió la racha de siete partidos invicto en total del equipo andaluz con José Luis Mendilibar para situarse a 3 puntos del séptimo y meterse de lleno en una lucha por Europa de la que aleja a los hispalenses.

En una primera mitad igualada y con más opciones para los locales, sin que supieran aprovecharlas, un gran gol del central Juanpe Ramírez, con una volea acrobática tras un córner a los 23 minutos, adelantó al Girona, que en la segunda parte amplió su renta con el 0-2 en el 55 por medio de Castellanos, a pase del ucraniano Viktor Tsygankov tras un tiro al larguero de un sensacional Rodrigo Riquelme, lo que ya fue una losa para un Sevilla que siempre lo intentó, pero sin éxito.

En un Ramón Sánchez-Pizjuán casi lleno, dada la ilusión que ha recuperado el sevillismo desde la llegada de Mendilibar (7 partidos invicto y 4 triunfos seguidos, 3 en Liga y el logrado ante el United que le dio el pase a semifinales de la Liga Europa), se medían dos equipos igualados a 41 puntos, virtualmente salvados, en buena forma y que querían aprovechar los tropiezos de sus antecesores en la tabla (Rayo, Osasuna, Athletic y Betis) para pugnar por un puesto europeo.

Como ya avisó el día anterior, el técnico vasco refrescó a su equipo, muy cargado de partidos, con cuatro cambios en un once con los argentinos Gonzalo Montiel de lateral derecho y Papu Gómez de mediapunta, el medio senegalés Pape Gueye junto al brasileño Fernando y el extremo Bryan Gil, por Navas, Rakitic, Suso y Lamela. En punta siguió Youssef En-Nesyri.

En el Girona, con muchas bajas, Míchel Sánchez cambió respecto a su triunfo ante el Real Madrid (4-2) a una zaga con tres centrales, entre ellos Javi Hernández, la única novedad en lugar del sancionado Arnau Martínez, con lo que el brasileño Yan Couto se retrasó hasta el lateral diestro. Arriba, Taty Castellanos, autor de los cuatro goles contra los madridistas.

El duelo comenzó con intensidad, con el Sevilla fiel a la filosofía de Mendilibar, apretando cerca del área visitante para forzar pérdidas del rival o aprovechar algún ataque directo, si bien el Girona no cayó en la ‘trampa’ y sacó el balón casi siempre con limpieza para buscar la visión de Riquelme, la movilidad del ucraniano Tsygankov o el remate de Castellanos.

El cuadro andaluz tuvo más el balón, pero le faltó chispa y claridad para hallar opciones de gol, aunque Bryan Gil, tan vivaz en el desmarque y la conducción como desatinado en el remate, no acertó en dos claras, primero en el minuto 9, cuando le cayó un rebote tras un centro de Papu Gómez, y sobre todo en el 36, con todo a su favor dentro del área, al tirar muy centrado y desviar con una mano el argentino Paulo Gazzaniga.

Antes también lo intentaron Pape Gueye, pero cruzó demasiado su disparo, y de forma más tímida En-Nesyri, muy bien vigilado por la firme zaga del conjunto gerundense, que, tras avisar a los 19 minutos en una acción de Tsygankov que tapó, providencial, Gudelj, encontró el premio a su solvente juego con el 0-1 en el ecuador del primer tiempo.

Fue con un gran gol del central Juanpe Ramírez, con una volea acrobática en el 23 tras superar la marca de Marcos Acuña en un córner botado al segundo palo por Riquelme, lo que cayó como una losa en un Sevilla desequilibrado y ansioso ante el compacto entramado de un Girona que, además, salió muy bien al ataque y rozó otro gol al filo del descanso en un disparo que buscaba la escuadra de Riquelme, una auténtica pesadilla por la izquierda para los locales.

En la reanudación, los de Mendilibar salieron con fuerza a por el empate, que pudo llegar en una volea cruzada de Montiel que se marchó fuera, aunque el equipo catalán siguió defendiéndose bien y generándole muchos problemas a los sevillistas con sus rápidas salidas, como en la que propició el 0-2, a los 55 minutos, al coger a contrapié al cuadro local.

Riquelme, quién si no, progresó con velocidad hacia el área hispalense y se sacó un zapatazo con la derecha que se estrelló en el larguero, tras lo que Miguel recogió en primera instancia el rechace y, tras un fallido intento de despeje de Montiel, el balón le cayó a Tsygankov, quien, generoso, cedió hacia atrás a Taty Castellanos para que hiciera el 0-2, su quinto tanto en una semana y el duodécimo del curso.

A partir de ahí, el Sevilla, ya con Suso, Rakitic y, poco después, Rafa Mir y Lamela como refrescos en el campo, lo intentó por todos los medios y tuvo ocasiones para acortar distancias por medio de Suso, Bryan, que disparó al poste en una acción luego anulada por fuera de juego, Acuña o el visitante Oriol Romeu, que desvió el balón hacia su portería y Gazzaniga tuvo que salvar el gol.

Los sevillistas no cejaron en su empeño, atacaron, pero de forma precipitada y sin orden, con demasiadas prisas, lo que favoreció a un Girona que estuvo cerca del tercero con un cabezazo que salió fuera, por poco, de Castellanos y que encontró el premio a su gran partido en el estadio nervionense para llevarse el triunfo y soñar con luchar por Europa.

– Ficha técnica:

0 – Sevilla: Dmitrovic; Montiel, Badé, Gudelj, Acuña; Fernando (Suso, m.60), Pape Gueye (Rafa Mir, m.75); Ocampos, Papu Gómez (Rakitic, m.60), Bryan Gil (Lamela, m.81); y En-Nesyri.

2 – Girona: Gazzaniga; Yan Couto, Santi Bueno, Juanpe, Javi Hernández (Callens, m.63), Miguel Gutiérrez (Valery, m.73); Tsygankov (Bernardo, m.89), Iván Martín, Oriol Romeu, Riquelme (Artero, m.89); y Taty Castellanos (Reinier, m.73).

Goles: 0-1, M.23: Juanpe. 0-2, M.55: Taty Castellanos.

Árbitro: Alejandro Muñiz Ruiz (C. Gallego). Amonestó a los locales Gudelj (m.4) y Acuña (tras el pitido final), y al visitante Callens (m.84).

Incidencias: Partido de la trigésima segunda jornada de LaLiga Santander, disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán ante 38.560 espectadores. EFE

cc/sab