Imagen logo de la OPI

Las elecciones regionales y locales en España, termómetro para las generales

 23 abril, 2023

Madrid, 23 abr (EFE).- Cuando aún falta más de un mes para las elecciones municipales y regionales en España, que se celebrarán el 28 de mayo, los líderes de los principales partidos ya están en campaña para unos comicios que se presentan como antesala del examen final que serán las elecciones generales, previstas para finales de este año.

Ante esa realidad, tanto el líder de los socialistas y presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, como el líder del conservador Partido Popular (PP), principal de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, están teniendo una participación muy activa en esta larga campaña y lanzan en sus mítines mensajes en clave nacional.

Sánchez, que participó este sábado en un acto de su partido en la provincia de Jaén (sur) criticó con dureza a la derecha, de quien afirmó, por ejemplo, que se dice patriota y «habla mal» de España en el extranjero, en referencia a las quejas que a lo largo de la legislatura llevó el PP a Bruselas contra medidas tomadas por el Gobierno.

En una visita anterior a una empresa tecnológica, defendió la gestión económica de su ejecutivo y afirmó que «España crece más de la media europea y eso (…) tiene que ver con que el PSOE gestiona mejor la economía que la derecha española».

Por su parte, Feijóo, en un acto en la región de Murcia (sureste), definió al PP como «un partido de Estado en el gobierno y en la oposición», criticó a la coalición progresista de gobierno y afirmó que tras «años de deterioro» político, se vota por la España que va a ser.

TERMÓMETRO PARA LAS GENERALES

Los socialistas ganaron las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2019, pero en esta ocasión el PP encabeza la mayoría de las encuestas y se plantea la cita como una primera vuelta de las elecciones generales, con la vista puesta en la recuperación del Gobierno de España, que perdieron en 2018 tras una moción de censura del PSOE contra Mariano Rajoy.

Sin embargo, después de meses de una cierta euforia, Feijóo advirtió hace unos días de la fortaleza de los socialistas en los próximos comicios. «El partido de Sánchez aguantará mejor que en las elecciones generales», dijo ante la dirección de su partido.

En algunas regiones las últimas encuestas están muy ajustadas y el PP necesitaría el apoyo del ultraderechista Vox para conseguir el gobierno, como ya hizo en Castilla y León el pasado año, pero eso podría ser un lastre de cara a las elecciones generales.

Por otra parte, el PSOE, que gobierna en nueve de las doce regiones en disputa, aspira a conservar este poder y se prepara a presentar batalla en la Comunidad de Madrid, feudo del PP desde 1995.

Esta disputa se presenta dura, ya que la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ha hecho una dura oposición al gobierno de Sánchez, es una de las figuras más populares entre los votantes del PP.

SÁNCHEZ Y FEIJÓO A EXAMEN

Feijóo, que asumió el liderazgo del PP hace un año, tras una fuerte crisis interna, afronta los comicios del 28 de mayo como una responsabilidad propia y se ha declarado «corresponsable» de los resultados de su partido y aspira a que el PP sea la primera fuerza.

Sánchez recoge el guante y en todos sus actos hace balance de los logros de su gobierno, desde el crecimiento económico al control de la inflación, pasando por avances sociales como la reforma laboral o la subida del salario mínimo.

Pero al margen de los dos grandes partidos, se presentan otras formaciones a la izquierda del PSOE (Unidas Podemos) y a la derecha del PP (Vox), además de otros grupos con implantación regional, que pueden ser claves a la hora de formar gobiernos, tanto en las regiones como en los ayuntamientos.

En los comicios municipales serán claves las dos ciudades más grandes de España: Madrid, gobernada por el PP y Barcelona, donde los socialistas aspiran a ser mayoría.

Por su parte, el PP aspira a arrebatar a la izquierda el ayuntamiento de Valencia, que fue durante años un emblema para este partido, o Sevilla, la ciudad más grande de España donde gobiernan los socialistas. EFE

nac/ma/vh