Imagen logo de la OPI

El plan maestro de Jorge Drexler en Madrid: desparpajo, humor y Tangana

 29 enero, 2023

Madrid, 29 ene (EFE).- En una de las noches “más importantes” de su carrera musical, Jorge Drexler ha debutado con nota en su primer gran aforo en España, donde ha reunido a más de 6.500 personas en el Wizink Center de Madrid, el lugar elegido para revelar su “plan maestro” para conquistar la capital: desparpajo, humor y C.Tangana como invitado de lujo.

A sus 58 años y tras conseguir 7 Grammy latinos con su álbum ‘Tinta y Tiempo’, el trabajo que ha venido a presentar a Madrid, Drexler está en forma y aúna, en un cóctel equilibrado, elegancia y virtuosismo, armonizados con su mayor talento -con permiso de la música-: el don de la palabra.

El uruguayo, que el próximo 1 de febrero cumple 30 años afincado en Madrid, se expresa con una soltura, naturalidad y erudición que por momentos le hacen parecer un académico con guitarra, mientras los asistentes quedan completamente hipnotizados y celebran con aplausos y risas los momentos de brillantez y humor de sus intervenciones.

El público ha gozado de todas las canciones que conforman ‘Tinta y Tiempo’ y de otros temas añorados y reproducidos como ‘Asilo’, ‘Me haces bien’, ‘Movimiento’, ‘Fusión’,‘Todo se transforma’ o el tan querido ‘Pongamos que hablo de Martínez’.

Así ha sido como Drexler se ha enfrentado al temor a “la hoja en blanco”, el concepto que motiva ‘Tinta y Tiempo’, un lapso de crisis y síndrome del impostor en el que, desde el punto de vista contrario, “todo puede pasar” porque todo está por hacer.

En ‘El día que estrenaste el mundo’, se ha atrevido a echar mano de un vocoder o sintetizador de voz, un movimiento que, en consonancia con su visión aperturista sobre géneros como el reggaeton, demuestra que no tiene complejos ni prejuicios con las nuevas formas de sonar y producir.

Esa tolerancia con las nuevas tendencias musicales ha alcanzado cotas impensadas en ‘Oh, Algoritmo’, cuando, a falta de la cantante y compositora israelí Noga Erez, ha rapeado en inglés su parte, con la condición de que “esto quede entre nosotros”.

Para equilibrar el asunto, Drexler ha rendido homenaje a su admirado Gustavo Cerati, interpretando unos versos de ‘Usa el amor como puente’.

Con C. Tangana, invitado de lujo para interpretar ‘Nominao’ y ‘Tocarte’, el uruguayo forma un tándem icónico, una potente imagen intergeneracional donde el respeto y admiración mutua no solo se presuponen, a tenor de sus miradas cómplices, sino que se confirman con hechos y palabras.

“Jorge es uno de los artistas que más admiro en esta lengua”, ha comentado El Madrileño tras interpretar ‘Nominao’, con la que ha demostrado por enésima vez que no hace falta “cantar ni afinar” para triunfar y encender a la multitud.

‘Pucho’, liante profesional, ha conseguido que Drexler se salte la lista de canciones prevista y, entre las miradas de desconcierto del uruguayo, le ha arrancado los acordes de ‘La edad del cielo’ (1999), sobre los que ha cantado “un cachito pequeño” del tema, uno de sus favoritos.

“¿Sabéis lo que nos pasa a los artistas? Que queremos cantar la que nos gusta a nosotros, no la que le gusta al público”, ha justificado Tangana ante los presentes.

En ‘Tocarte’, además, el uruguayo ha llamado al escenario al colectivo ‘La Melaza’, un grupo de quince mujeres compatriotas que, con sus candombes, han reproducido las baterías exóticas de la canción.

Para cerrar la actuación, el compositor ha elegido ‘Bailar en la cueva’, de su álbum homónimo de 2014, con la que se ha despedido de la capital y ha puesto rumbo a Latinoamérica, donde, previo paso por Portugal, le esperan espectáculos en México, Perú, Ecuador y República Dominicana. EFE

mgv/fp