Imagen logo de la OPI

La nave Orión de Artemis I, otra vez cerca de la Luna en su regreso a Tierra

 05 diciembre, 2022

Miami, 5 dic (EFE).- Tras abandonar su «órbita lunar retrógada distante» y en su camino de regreso a Tierra, la nave espacial Orión, de la misión Artemis I, volvió a entrar en la esfera de influencia lunar, convirtiendo a la Luna en la principal fuerza gravitatoria que actúa sobre ella, informó la NASA.

Orión comenzó este domingo su décimo noveno día de vuelo de una misión no tripulada de 25 días para explorar la Luna mediante el programa Artemis y luego enviar astronautas.

La cápsula, que lleva a bordo tres maniquíes y está enviando fotografías y videos en tiempo real a la Tierra, se prepara para una maniobra de sobrevuelo final de la Luna este lunes para luego emprender el regreso.

El lunes, Orión sobrevolará la Luna a una distancia de 79 millas (127 km), en lo que será su última maniobra de acercamiento para encaminarse hacia un amerizaje frente a la costa del sur de California (EE.UU.) el próximo domingo.

La entrada a la esfera lunar ocurrió en la tarde del sábado cuando la nave espacial estaba a unas 39.993 millas (64.362 km) de la superficie de la Luna y a 221.630 millas (356.678 km) de la Tierra, detalló el blog de la misión.

Orión estuvo el sábado aproximadamente 4 horas y media sin comunicación con la Red de Espacio Profundo de la NASA mientras se  «reconfiguraban las estaciones terrestres», pero unos comandos automatizados guiaron a la nave espacial durante ese tiempo, informó la agencia estadounidense.

La nave saldrá de la esfera de influencia lunar por última vez el próximo martes, añadió la NASA.

El pasado 28 de noviembre, la Orión alcanzó la máxima distancia lograda por nave alguna desde la Tierra: 434.522 kilómetros (270.000 millas), superando así la distancia récord del Apolo 13.

La cápsula, que viajaba a 5.102 mph (8.200 km/hora), rompió de esa manera el récord de la distancia más lejana recorrida desde la Tierra por cualquier nave espacial diseñadas para ser tripulada por humanos, según la NASA.

El objetivo general del programa Artemis es establecer una base en la Luna como paso previo para llegar en un futuro a Marte.

Para ello, después de Artemis I, la NASA lanzará en 2024 a la órbita lunar Artemis II, con tripulación, y se espera para 2025 el despegue de Artemis III, misión en la que los astronautas, entre ellos una mujer, tocarían el suelo del satélite.

La NASA tuvo que retrasar cuatro veces la partida de la misión, dos por razones técnicas y otras dos por causas meteorológicas.

Finalmente, el pasado 16 de noviembre, El SLS, el más potente y el de mayor tamaño de todos los cohetes de la NASA, con una altura superior a un edificio de 30 plantas (322 pies o 98 metros), despegó de Florida impulsando a la Orión. EFE

jip/eat