Imagen logo de la OPI

El Gobierno lituano califica de «acto terrorista» las fugas del Nord Stream

 29 septiembre, 2022

Riga (Letonia), 29 sep (EFE).- El ministro de Exteriores lituano, Gabrielius Landsbergis, afirmó este jueves que la aparición de una cuarta fuga en los gasoductos Nord Stream 1 y 2 es señal de que se trata de actos «deliberados» y de naturaleza «terrorista».

«Una fuga más es otra prueba más de que éste es un acto deliberado, un acto que creo que tenemos derecho a llamar un acto terrorista», afirmó en declaraciones a la prensa, citadas por la televisión pública lituana LRT.

Matizó que los daños sufridos por los gasoductos, que atribuyó a Rusia, cumplen la definición de acto terrorista «al menos desde un punto de vista político», aunque su evaluación legal se produzca más adelante.

El objetivo de Moscú, según el jefe de la diplomacia lituana, es sembrar el miedo y dificultar con ello el suministro de gas a Europa.

La guardia costera sueca informó este jueves de la detección de una segunda fuga en el gasoducto Nord Stream 2, con lo que el total de escapes investigados asciende a cuatro.

Las autoridades de Suecia y de Dinamarca parten de la hipótesis de que se trata de una acto de sabotaje, un término que también empleó este jueves el secretario general de la OTAN, mientras que Rusia ha rechazado como «absurdas» las acusaciones dirigidas contra Moscú. La guarda costera de Suecia ha detectado una segunda fuga de gas en el gasoducto ruso Nord Stream 2 que se suma a las tres detectadas en las dos tuberías entre el domingo y el lunes, que las autoridades de Dinamarca y Suecia investigan como sabotaje.

La cuarta fuga, de menor tamaño, se encuentra en la zona exclusiva económica sueca y en el Nord Stream II, según informó al diario «Svenska Dagbladet» Jenny Larsson, portavoz de la Guardia costera.

«Se trata de un vertido grande de unos 900 metros de diámetro y otro menor de unos 200 metros», afirmó esa fuente.

El descubrimiento fue hecho hace un día durante una patrulla de las autoridades suecas, que al igual que las danesas, supervisan la con barcos y aviones la zona, aunque no había sido difundido hasta ahora.

En total hay dos fugas en cada gasoducto, dos en la zona danesa y dos en la sueca, en aguas internacionales.

Tanto los gobiernos de Suecia y Dinamarca, como el de Alemania y la Unión Europea (UE) atribuyen esos escapes a un sabotaje, cuyo origen está siendo investigado.

La investigación de las fugas avanza lentamente debido a que continúa saliendo gas de las tuberías, lo que impide el acercamiento a la zona.

La Dirección General de Energía danesa informó ayer de que ha salido más de la mitad del gas de las tuberías y que el flujo podría detenerse este domingo.

La policía danesa investiga el incidente, al igual que ocurre en Suecia, donde la Fiscalía para cuestiones de seguridad ha asumido el caso, tipificado ya como sabotaje grave, y en las indagaciones colaboran los servicios de inteligencia suecos.

Los sectores eléctricos y gasísticos de Dinamarca y Suecia han elevado el nivel de alarma sobre sus instalaciones con motivo de las fugas, y lo mismo ha hecho la vecina Noruega, a pesar de que no tiene costa en el Báltico, incluyendo presencia militar. EFE

alc-gc/ig