Imagen logo de la OPI

Vuelta a los orígenes

 11 septiembre, 2022

Madrid, 11 sep (EFE).- Con la puntería intacta y pocos meses después de las respectivas mudanzas a Barcelona y Manchester regresa Robert Lewandowski a Múnich mientras Erling Haaland espera al Dortmund, los clubes donde militaron durante años y donde consolidaron el talante goleador que les ha instalado entre los mejores jugadores del mundo, para medirse por primera vez al Bayern y al Borussia, con los colores de sus nuevo equipo.

Es en la segunda jornada de la Liga de Campeones cuando el polaco de 34 años debe regresar al Allianz Arena, el escenario que le asentó y en el que logró prácticamente todos sus éxitos. El noruego, la gran sensación en los tiempos recientes, se reencuentra con el Borussia con el que reafirmó la contundencia que se le presumía.

El triplete logrado en la primera fecha de la máxima competición continental subrayó el carácter innato del polaco, su idilio permanente con el gol. Promete esta Champions una acelerada carrera por ser el máximo artillero del torneo, una condición donde habitualmente despuntó Cristiano Ronaldo, ahora marginado en la Liga Europa con el Manchester United.

Lewandowski con su hat trick y Erling Haaland y Kylian Mbappe con un doblete mostraron sus cartas desde la jornada inaugural. Un reflejo de la declaración de intenciones de sus respectivos equipos, erigidos en aspirantes a la final de Estambul.

El Allianz Arena acoge el duelo grande de la segunda jornada y Anfield un clásico plagado de urgencias para el Liverpool después de la sonrojante derrota encajada en el estadio Diego Armando Maradona ante el Nápoles.

El Bayern y el Barcelona disputan un partido que puede ser clave en la carrera por el primer lugar del Grupo C. Son los dos equipos más potentes del cuarteto, superiores al Inter y, especialmente, al Viktoria Plzen checo.

Una buena oportunidad para que el cuadro de Xavi Hernández calibre la realidad de su plantel. El campeón alemán es el primer adversario serio con el que se topa el representante español en lo que va de temporada. Intratable en LaLiga ha solventado casi todos sus compromisos con goleada. Arrolló al Plzen la semana pasada y enfila ahora el choque con el cuadro bávaro que en la primera fecha batió a domicilio al Inter.

También para el Bayern es un examen válido la visita del Barcelona. El plantel de Julian Nagelsmann ha perdido cierta contundencia en la Bundesliga y afronta una era post-Lewandowski. Sin sus goles.

Antes, a primera hora, el Viktoria Plzen y el Inter ya habrán disputado su compromiso en Doosan Arena, relevante por la tercera plaza y la continuidad en Europa.

Nadie va a sellar la clasificación a octavos en la segunda jornada. Pero sí puede quedar lejos de las dos primeras plazas. En esas está el Liverpool, abrumado ante el Nápoles el miércoles pasado (4-1) y con ánimo de revancha ante su gente.

Protagoniza el equipo de Jurgen Klopp un clásico europeo ante el Ajax, una de las revelaciones del primer día, con una goleada ante el Rangers que le erige como candidato al pase y que aprieta la perspectiva del Grupo A.

No ha tenido un buen arranque el Liverpool. Ni en la Premier, lejos de la cabeza, ni en Europa, ya con una derrota a sus espaldas. Todo lo contrario que el Nápoles que visita Ibrox Park de donde pretende salir con los tres puntos para acercarse a uno de los lugares de clasificación.

El Atlético Madrid afronta la segunda jornada con tres puntos, obtenidos agónicamente en el Metropolitano frente el Oporto. Esa victoria formaba parte de la hoja de ruta rojiblanca que ahora acude a Leverkusen para medirse al Bayer, inesperadamente superado por el Club Brujas.

El representante belga se mide el martes al Oporto en Do Dragao y si obtiene la victoria ante un rival condicionado por la derrota en Madrid, va a contar para el pase.

El Sporting portugués y el Tottenham se juegan en Lisboa la primera plaza del Grupo D. Ambos salieron reforzados del estreno. El cuadro luso batió en Fráncfort al Eintracht y el inglés al Marsella en Londres. Ambos miran a octavos. También el Marsella en un cuarteto abierto. Pero arrastra el lastre de su partido en Inglaterra que aspira a enmendar en el Velodrome ante el equipo alemán.

Haaland entra en acción el miércoles, ante su nuevo público, en el Etihad, para enfrentarse por primera vez a su club de origen, el Borussia Dortmund, con el que ha goleado en las tres últimas campañas.

Es un síntoma de fiabilidad el gigante nacido en Leeds hace 22 años comprometido con el Manchester City y que goleó en el debut al Sevilla. El equipo de Pep Guardiola que con la llegada del noruego ha apuntalado su condición de favorito, recibe en el Etihan al Dortmund que ganó con solvencia al Copenhague.

No ha carecido de puntería Haaland desde su llegada a Manchester donde se ha adaptado con facilidad.

El Sevilla va a contracorriente. Sumido en una crisis institucional, arrollado en su puesta en escena en el Sánchez Pizjuán contra el Manchester City, tiene una buena oportunidad frente el Copenhague, el equipo, en teoría, más frágil del Grupo G. Pendiente del despegue en lo que va de temporada y presionado por su mal inicio, necesita los tres puntos de Dinamarca para enderezar la situación.

El campeón regresa a la competición también el miércoles. Vuelve la Champions al Santiago Bernabeu con la visita del Leipzig que salió malparado de su duelo con el Shakhtar en la primera jornada que provocó el cese de su entrenador Domenico Tedesco. Será el estreno europeo con esta plantilla de Marco Rose con el Real Madrid como adversario. El conjunto de Carlo Ancelotti afronta el envite sin Karim Benzema, lesionado en Glasgow hace una semana donde venció con autoridad.

El equipo ucraniano, igualado en la tabla con el Real Madrid, recibe al Celtic después de golear en el Red Bull Arena.

También estrena técnico el Chelsea. Thomas Tuchel fue destituido después del tropiezo en Zagreb ante el Dinamo y de un irregular arranque en la Premier. El equipo londinense recibe en Stamford Bridge al Salzburgo que empató con el Milan

El campeón italiano aspira al liderato del Grupo E. Recibe en el Giusseppe Meazza al sorprendente equipo croata.

Con la garantía de Kylian Mbappe, que firmó un doblete en la primera jornada, el París Saint Germain visita Israel en su segundo compromiso europeo, en una nueva acometida hacia su auténtico objetivo del curso. Después de ganar al Juventus en el Parque de los Príncipes jugará con el Maccabi Haifa que se estrenó con derrota ante el Benfica.

Será el conjunto luso el adversario del cuadro de Turín distanciado de la condición de aspirante de tiempo atrás. Ni en la Serie A ni en la Liga de Campeones donde pretende progresar. EFE

apa/ea