Imagen logo de la OPI

El mundo de un Principito de Los Andes se exhibe en Bolivia

 11 septiembre, 2022

La Paz, 11 sep (EFE).- La clásica novela de El Principito, escrita por el francés Antoine de Saint-Exupéry, fue la principal inspiración del artista boliviano River Claure para recontextualizar esta historia, imaginarla desde los paisajes andinos de Bolivia y mostrar a través de fotografías a un Principito de Los Andes.

Se trata de la exposición «Warawar wawa», que en el idioma aimara significa «hijo de las estrellas» que invita a conocer el «mundo» de un Principito andino y contemporáneo a partir de medio centenar de fotografías y un libro, que se exhiben en el Centro Cultural de España en La Paz hasta el próximo 8 de octubre.

«Hace un tiempo hice un viaje por Los Andes imaginando y pensando qué significaría un Principito andino que viaja por estos paisajes tan extravagantes y tan extraterrestres como es el Altiplano», comentó Claure a Efe.

Es así, que desde 2018 comenzó con este proyecto y viajó por distintos lugares de Bolivia, como el emblemático Salar de Uyuni, el lago Titicaca, el navegable más alto del mundo compartido con Perú, la ciudadela prehispánica de Tiahuanaco, el Valle de la Luna en La Paz, entre otros.

«En la novela el niño viaja por distintos territorios y distintos planetas, me interesaba esa idea haciéndolo viajar por distintos espacios (…) el territorio juega un papel primordial en esta exposición de la historia», señaló el artista.

También juegan un rol importante los detalles de las fotografías que hacen un guiño a la novela, como una T’antawawa, un pan dulce típico del día de los muertos en el país, que tiene la forma de un avión partido o un pozo hecho de marraquetas, un pan crujiente.

Asimismo, Claure utiliza personajes locales como las emblemáticas cholitas bolivianas, las mujeres aimaras, que se muestran con flores en sus trenzas en la exposición; el Ekeko, el dios de la abundancia de la festividad de las Alasitas, y el yatiri, un sabio indígena, que usa unas gafas de realidad virtual.

De la misma forma se muestra a un niño de raíces aimaras en las montañas con un traje hecho de tocuyo blanco, una tela basta de algodón, que a su vez utiliza una camiseta del F.C. Barcelona y una bufanda blanca que da vida al Principito andino.

«La muestra no reivindica un Principito folclórico o étnico, sino uno mezclado con la camiseta del Barcelona, con tenis», agregó el boliviano de 23 años.

La idea de Claure era no es mostrar al «hijo de las estrellas» como un indígena «puro», sino evidenciar esta «mezcla» con lo contemporáneo y la actualidad.

«Es la contemporaneidad de lo andino que por fuera de todas las categorías exóticas se manifiesta como un sujeto más del presente capaz de apropiarse, consumir y reinventar el mundo», escribió el curador Juan Fabbri sobre la exposición.

Esta exposición llegó a países como Alemania, Suecia, China, Francia, Italia, Perú, España, entre otros.

Además, la muestra ganó el «Genesis Imagen Award», del Festival FORMAT de Reino Unido, el “PhotoVogue Scolarship” 2021 de Italia, la XVIII Beca Internacional de Fotografía Roberto Villagraz de España, entre otros.

El artista boliviano de 23 años actualmente es explorador para National Geographic Society y fue nombrado uno de los fotógrafos “Ones to Watch” por el British Journal of Photography. EFE

ysm/lnm/szg