Imagen logo de la OPI

Los drones, miles de ojos del ejército ucraniano

 09 septiembre, 2022

Leópolis (Ucrania), 9 sep (EFE).- Miles de drones, tanto aparatos relativamente baratos y fabricados en serie como los costosos y sofisticados pequeños aviones, garantizan que los oficiales ucranianos vean el desarrollo de la batalla en directo a distancia, que su artillería use la limitada cantidad de proyectiles con precisión y que las tropas y el equipo del enemigo puedan ser inutilizados mediante ataques selectivos.

Mientras el ejército ucraniano mantiene su ofensiva en dos fases en las provincias de Jersón y Jarkov, uno de los héroes de la primera fase de la guerra, el dron Bayraktar TB2, ha regresado con fuerte impacto en el frente de batalla como a las redes sociales ucranianas, inundadas con el vídeo de sus ataques contra el enemigo.

Los drones de ataque turcos, alabados por su papel en la detección del avance ruso hacia Kiev y otras grandes ciudades en la primavera, se utilizaron con moderación después de la estabilización de la línea del frente en el verano.

Sin embargo, en los tres primeros días de la contraofensiva en curso, dos de estos drones destruyeron equipos por valor de 28,35 millones de dólares, incluidos ocho tanques T-72, según el comandante en jefe de Ucrania, Valerii Zaluszhnyi.

Aunque el costoso Bayraktar ha sido el centro de atención, son otros drones los que se han convertido en indispensables para cada una de las unidades de primera línea de combate ucranianas.

Miles de drones comerciales Mavic y Autel de producción en serie son ahora volados por los soldados ucranianos que aprenden su manejo sobre el terreno.

«Costando sólo 3.000 dólares, pueden destruir un tanque de 3 millones de dólares», subraya a Efe Danylo, un operador de drones de la 93ª brigada mecanizada «Holodny Yar» del ejército ucraniano.

Estos drones pueden transportar granadas y otros artefactos explosivos para ser lanzados desde el aire y sorprender al enemigo desprevenido. Es complejo apuntar directamente a la carga de munición del tanque para hacerla explotar, pero también es capaz de inutilizar el motor del blindado.

Danylo tiene que recibir aún la instrucción necesaria para dirigir este tipo de operaciones. Sin embargo, su papel no es menos importante: Los drones que maneja se han convertido en los ojos de su unidad.

Sobrevolando el campo de batalla, los drones proporcionan una información muy valiosa sobre el paradero y los movimientos del enemigo, lo que facilita la toma de decisiones rápidas y precisas.

Las misiones de reconocimiento ayudan a establecer la ubicación precisa de las unidades rusas y a que la artillería ucraniana utilice la limitada cantidad de proyectiles con la máxima eficacia.

Por supuesto, los rusos usan sus propios drones y sistemas de guerra electrónica por radio, dice Danylo. Estos últimos pueden hacer que el dron pierda la conexión con el operador, lo que lleva a la pérdida del aparato. Los rusos pueden incluso detectar la ubicación precisa del operador, lo que puede precipitar un ataque de artillería en un lapso de 3 o 4 minutos.

La forma más segura de evitar ser detectado y perder el dron es conseguir aparatos más sofisticados con mejor objetivo, lo que le permitiría volar a mayor distancia del enemigo, dice Danylo.

Supuestamente, la línea del frente estuvo plagada de drones «Orlan» de fabricación rusa. Ahora que muchos han sido neutralizados por Ucrania, es probable que Rusia sufra falta de drones. Las informaciones de supuestos suministros por parte de Irán apuntan a que Rusia tal vez no puede hacer frente a la falta de drones por sí misma.

El ejército ucraniano también necesita muchos drones. Son muchas las pérdidas diarias en la batalla y se necesita una suma considerable de dinero para mantener el suministro constante. Danylo está buscando un dron capacitado para volar durante la noche, lo que es más importante a medida que los días se acortan.

Algunos de los drones comerciales producidos en serie tienen sus limitaciones en lo que respecta a autonomía vuelo. Se necesita más tiempo e inversión para aumentar la producción de drones adaptados al ejército ucraniano, como el R18, desarrollado por la ONG «Aerorozvidka».

«Además de 10.000 drones de pequeño alcance, hay que disponer en todo momento de 200 dispositivos de mayor alcance», explicó el ministro de Transformación Digital, Mykhailo Fedorov, el pasado julio, con el lanzamiento del proyecto «Ejército de Drones». Los primeros cien drones llegaron a Ucrania en agosto.

La iniciativa, respaldada por el Estado Mayor del ejército ucraniano y la plataforma de crowdfunding UNITED24, impulsada por el presidente, Volodímir Zelenski, pretende sistematizar la compra y reparación de drones, así como la instrucción de sus operadores. EFE

ra/gc/alf