Imagen logo de la OPI

Organización radical mapuche se adjudica atentados en el sur de Chile

 31 julio, 2022

Santiago de Chile, 31 julio (EFE).- La organización radical mapuche Weichan Auka Mapu (WAM) se adjudicó un ataque incendiario ocurrido en las instalaciones de un fundo de la comuna de Panguipulli, en la región de Los Ríos, más de 700 kilómetros al sur de Santiago, según indicó este sábado la Policía de Investigaciones (PDI) de Chile.

Los atentados habrían ocurrido durante la noche del viernes, cuando un grupo armado compuesto por unas 15 personas ingresó al fundo Futrun, intimidó a los presentes con armas de fuego y procedió a quemar cuatro cabañas, una capilla católica, dos comedores y una bodega, de acuerdo con el fiscal de Valdivia, Alejandro Ríos.

Al momento del ataque, las cabañas no se encontraban habitadas y no se registraron lesionados.

“Se encontraron dos panfletos, uno por la adjudicación por una agrupación que se denomina ‘Weichan Auka Mapu’ y un segundo en que se señalaba y pedía la libertad de los presos políticos mapuches. Estos fueron levantados por el personal correspondiente, para efecto de las pericias”, afirmó el fiscal.

Las acciones de la WAM, unas de las organizaciones más radicales del movimiento autonomista mapuche, se han registrado durante el último tiempo más al norte de lo habitual, pasando a las zonas de Arauco y Cautín (regiones del Biobío y La Araucanía) a la región de Los Ríos.

A diferencia de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), la organización más relevante del autonomismo mapuche con 25 años de historia, la WAM no tiene acervo ideológico ni una línea estratégica definida, conociéndose a la fecha solo sus acciones directas sin vocerías ni objetivos concretos.

En dicha zona y otras regiones del sur de Chile existe hace décadas el llamado «conflicto mapuche», que enfrenta a comunidades indígenas con empresas agrícolas y forestales que explotan tierras consideradas ancestrales.

El pueblo mapuche, la etnia indígena más numerosa de Chile, reclama las tierras que habitaron durante siglos, antes de que fueran ocupadas a la fuerza por el Estado chileno a fines del siglo XIX en un proceso conocido oficialmente como la «Pacificación de La Araucanía» y que ahora pertenecen en su mayoría a empresas forestales de poderosos grupos económicos.

En este contexto, son frecuentes los ataques incendiarios a maquinaria y predios y el conflicto ha costado la vida a un gran número de comuneros mapuche a manos de agentes del Estado, registrándose además la muerte de policías y huelgas de hambre de presos indígenas. EFE

ssb/rrt