Imagen logo de la OPI

Gobierno de Chile pide reactivar investigación contra icónico líder mapuche

 28 julio, 2022

Santiago de Chile, 28 jul (EFE).- La ministra del Interior de Chile, Izkia Siches, anunció el miércoles que solicitará al Ministerio Público reactivar las investigaciones contra Héctor Llaitul, líder de la CAM, un grupo radical de la etnia mapuche, por diversas acciones violentas en el conflictivo sur el país.

«Hemos querido ampliar la querella en torno a estos hechos que nos parecen graves y solicitar una serie de diligencias investigativas para demostrarle al país que nuestro Gobierno está comprometido con resolver los conflictos en la zona», señaló Siches desde la Moneda, sede del Ejecutivo.

La ministra aclaró que ya existen denuncias vigentes contra Llaitul desde 2019 y 2020, pero que, «dados los hechos de violencia de las últimas semanas, hay que perseverar en la investigación» y solicitirán a la Fiscalía que «amplíe las querellas ya interpuestas».

En la última semana, y como es frecuente desde hace más de un año, se han registrado una seguidilla de ataques incendiarios a predios en la región de La Araucanía (al sur), epicentro del denominado «conflicto mapuche», que enfrenta a algunos grupos de esta etnia con el Estado y con grandes empresas forestales y agrícolas.

El último tuvo lugar este mismo miércoles, con un incendio que dejó al menos cinco maquinarias agrícolas quemadas en un fundo en la localidad de Lautaro, según informaron medios locales.

Hace pocos días, Llaitul, líder y fundador de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), una emblemática organización autonomista que ha realizado numerosas acciones violentas desde 1997 hasta la actualidad, se atribuyó algunos de estos atentados.

En declaraciones a un medio local, Llaitul señaló que estas acciones son “sabotajes” y un acto de “venganza” por la muerte del comunero Pablo Marchant, ocurrida en 2021, durante un enfrentamiento con Carabineros (policía).

LA POSTURA DEL EJECUTIVO

El anuncio de Siches llegó horas después de que la portavoz de Gobierno, Camila Vallejo, descartara una nueva querella contra Llaitul.

“Hemos fijado una posición y en esto no hay cambios. Hay investigación en curso, ya hay querellas presentadas y por lo tanto esperamos que, respecto a estos delitos, sea la Fiscalía la que determine las penas», dijo.

En la misma línea, en diversas ocasiones previas, el ministro secretario general de la Presidencia, Giorgio Jackson, y el mismo presidente, el progresista Gabriel Boric, habían afirmado que no interpondrían querellas contra Llaitul porque su Ejecutivo «no persigue ideas».

El pasado viernes, en tanto, el mandatario aclaró que «no legitima la violencia como acción política»: «Para ser muy claro, los delitos tienen que ser perseguidos con toda la fuerza de la ley, y en eso el gobierno no tiene complejos”, sentenció.

El pueblo mapuche, la etnia indígena más numerosa de Chile, reclama desde hace décadas los territorios que califican como «ancestrales» y que fueron ocupados por el Estado chileno -a fines del siglo XIX- en un proceso conocido oficialmente como la «Pacificación de La Araucanía».

En el último año, esta disputa ha experimentado una escalada de violencia con frecuentes ataques incendiarios a maquinaria y predios, tiroteos con víctimas mortales y huelgas de hambre de presos indígenas.

Ante el aumento de la violencia, la región de La Araucanía y dos provincias de la vecina región del Biobío se encuentran desde mayo bajo estado de excepción, una medida que permite el despliegue de las Fuerzas Armadas para colaborar en el control del orden público.

pnm/cpy