Imagen logo de la OPI

Australia tiene un medioambiente «pobre y en deterioro», según un informe

 19 julio, 2022

Sídney (Australia), 19 jul (EFE).- El estado del medio ambiente de Australia en general es «pobre y se está deteriorando» a consecuencia de la crisis climática, según un informe publicado hoy, que culpa a la minería, la tala de bosques, la contaminación y la introducción de especies invasoras, entre otros factores.

«Los informes anteriores hablaban sobre todo del impacto del cambio climático de cara al futuro. En éste, documentamos daños climáticos significativos que ya son evidentes desde los trópicos hasta los polos», remarcaron Ian Cresswell, Terry Janke y Emma Johnson, autores principales de este estudio, en un artículo publicado hoy en la revista científica The Conversation.

El informe quinquenal indica que Australia -que tiene unas 600.000 especies nativas, muchas de ellas únicas en el mundo- tiene una de las tasas de declive de especies más alta entre los países desarrollados.

Desde 2016, cuando se concluyó el informe anterior, el país ha incluido en su lista de especies amenazadas a más de 200 especies de plantas y animales, incluido el koala.

Este marsupial es una de las principales víctimas de los incendios del «Verano Negro» de 2019-20 que afectó hasta unos 3.000 millones de animales, y que también es víctima de la pérdida de hábitats por la tala de árboles y la introducción de especies invasoras desde la colonización a finales del siglo XVII.

Los más de 200 animales introducidos, como los conejos y gatos, suponen un peligro para el ecosistema de Australia, que según el informe tiene actualmente más plantas invasoras que endémicas.

El documento también indica que Australia ha perdido más 7,7 millones de hectáreas de bosques y hábitats de especies nativas han sido arrasadas por la tala de árboles entre los años 2000 y 2017.

Por otro lado, el incremento de las temperaturas terrestres y marinas en una media de 1,4 grados en las últimas décadas ponen en peligro la vida en el país oceánico.

El incremento de las temperaturas del océano causó blanqueos masivos de corales en 2016, 2017 y 2020 y agravó la salud de la Gran Barrera de Arrecifes, el mayor sistema coralino del mundo situado en el noreste australiano y que está en riesgo de ingresar en la lista de Patrimonio en peligro.

La ministra australiana del Ambiente y el Agua, Tanya Plibersek, dijo hoy a la emisora pública ABC que este documento revela «la crisis y el declive del ambiente australiano, así como una década de inacción gubernamental y de una ignorancia voluntaria».

La ministra del Partido Laborista, que ganó las elecciones en mayo con la promesa de adoptar medidas más decisivas contra la crisis climática, aludía a la anterior gestión de la coalición conservadora (2014-2022), que no publicó este informe el año pasado pese a haberlo recibido.

El gobierno laborista ya ha mejorado el objetivo de reducción de emisiones contaminantes de 26-28 % a 43 % para el año 2030, así como mantiene el compromiso de alcanzar emisiones neutras para el 2050. EFE

wat/nc/gcf