Imagen logo de la OPI

Macron lanzará este verano una reforma laboral y en otoño la de las pensiones

 15 julio, 2022

París, 15 jul (EFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció el jueves una reforma laboral para contribuir a su objetivo del pleno empleo que va a ser objeto de un proyecto de ley este verano, y se reafirmó en su voluntad de que desde el otoño se relance la reforma para retrasar progresivamente la edad de jubilación.

Macron, que fue entrevistado en televisión con ocasión de la Fiesta Nacional francesa, subrayó que «la mejor respuesta» para los problemas de poder adquisitivo que hay actualmente con el tirón de la inflación es generar más trabajo.

Por eso explicó que ha encargado a su Gobierno que prepare un proyecto de ley de reforma laboral «desde este verano» cuyo eje cardinal será «el pleno empleo», es decir, una tasa de paro del 5 %, frente a algo más del 7 % actualmente, como figuraba en su programa electoral para el final de su mandato en 2022.

Con esa reforma pretende ir más lejos en las transformaciones del seguro de paro de su primer quinquenio para facilitar la vuelta al mercado de trabajo de los desempleados y de los beneficiarios de subsidios sociales, gracias sobre todo a un mejor acompañamiento para su formación en sectores con futuro profesional.

Otra pata será «la formación y la calificación» con medidas que, por ejemplo, pretenden ampliar el recurso a los aprendices, cuyo número ya ha crecido hasta 750.000, pero que pretende que suba hasta un millón.

Igualmente se quiere aumentar el porcentaje de personas con más de 50 años que están activas laboralmente (Francia tiene una de las tasas más bajas en Europa) mediante la formación continua y el ajuste de sus cualificaciones.

Sin entrar directamente en la cuestión de si es necesaria una subida salarial, Macron hizo hincapié en que para financiar el modelo social francés, hace falta crear riquezas con el trabajo.

Preguntado sobre su polémica propuesta para retrasar la edad mínima de jubilación de 62 años actualmente a 65, volvió a esa misma idea de que Francia tiene «uno de los modelos sociales más generosos» y para mantenerlo «tenemos que trabajar más y durante más tiempo» porque «trabajamos menos tiempo que nuestros vecinos».

El presidente trató de evitar la cuestión de si hay que llevar la jubilación hasta los 65 años, haciendo notar que su plan es «retrasar la edad legal progresivamente» a razón de cuatro meses cada año desde que la reforma entre en vigor, y que eso significa que no se llegaría a los 65 años al menos durante su mandato.

Desde las elecciones legislativas de junio, Macron ha perdido la mayoría absoluta que tuvo en la Asamblea Nacional durante su primer mandato, de forma que cualquier proyecto legislativo su Gobierno lo tendrá que negociar con la oposición. Ni la extrema derecha ni la izquierda aceptan su reforma de pensiones.

En cualquier caso, avanzó que la discusión «debe empezar» a la vuelta de las vacaciones de verano para que la ley de reforma que espera adoptar pueda entrar en vigor «desde el verano de 2023». EFE

ac/pddp