Imagen logo de la OPI

La derecha chilena acusa al Gobierno de posicionarse a favor de la nueva carta magna

 12 julio, 2022

Santiago de Chile, 12 jul (EFE).- Representantes de los partidos Renovación Nacional y Evópoli (derecha) solicitaron el lunes abrir un sumario administrativo contra el Gobierno chileno, al que acusan de posicionarse a favor de la nueva propuesta constituyente en diferentes actividades públicas.

Según medios locales, el escrito enfatiza en la prohibición que rige sobre el personal de la administración del Estado para hacer campaña en favor de cualquiera de las dos opciones, de cara al plebiscito del próximo 4 de septiembre: aprobar la nueva Constitución o rechazarla.

“El Gobierno gobierna a los que votan por A, a los que votan por B y a todos. Todos pagan sus impuestos y, por lo tanto, no merecen un Gobierno partisano», dijo en un punto de prensa el diputado Diego Schalper (Renovación Nacional).

El pasado miércoles arrancó la campaña electoral por el referéndum, en el que los chilenos están obligados a votar si quieren una nueva ley fundamental o si prefieren mantener la actual, redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que ha sido parcialmente reformada en democracia.

Los principales partidos de la derecha ya se han alineado para rechazar el nuevo texto, al que califican de «partisano» e «indigenista», mientras que la izquierda ha decidido animar a la ciudadanía a votar por aprobar la nueva ley.

POLÉMICA SOBRE REUNIÓN

La acusación de la derecha se concretó días después de que el diputado del Partido Socialista Leonardo Soto publicara un video en redes sociales indicando que se encontraba en una reunión de coordinación en el Palacio de La Moneda (sede de Gobierno) con el objetivo de «apoyar con mayor fuerza y mayor coordinación la opción del Apruebo”.

Poco después de publicar el video, Soto aseguró que se había tratado de un error y la portavoz de Gobierno, Camila Vallejo, aclaró que se trataba de una «reunión protocolar donde, efectivamente, los parlamentarios y partidos son libres de exponer sus ideas, pero en ningún caso de coordinación».

Chile inició el proceso constituyente como la vía política para amainar una masiva ola de protestas por la igualdad que comenzaron en 2019.

Durante meses, los sondeos dieron por vencedora la opción de aprobar el nuevo texto, enfocado a engrosar los derechos sociales. Pero, ahora las principales encuestas señalan una mayor preferencia ciudadana hacia mantener la ley actual. EFE

pnm/jm/lll