Imagen logo de la OPI

Masáis piden en la sede de la ONU en Kenia que no les arrebaten sus tierras

 24 junio, 2022

Nairobi, 24 jun (EFE).- Representantes de las comunidades masáis del norte de Tanzania exigieron ayer en la sede de la ONU de Nairobi que sus derechos sean respetados y que las autoridades no les expulsen de los terrenos que han habitado durante generaciones, después de que el Gobierno tanzano anunciase la creación de una nueva reserva de fauna.

«Exigimos ser escuchados», destacaron las comunidades masáis afectadas durante la cuarta y última ronda de negociaciones sobre el borrador del Marco Mundial de la Diversidad Biológica, que está celebrándose esta semana en la capital de Kenia y ha reunido a centenares representantes de países de todo el mundo.

«Nos están arrebatando nuestras tierras en Loliondo (norte de Tanzania) sin consultarnos y sin nuestro consentimiento», indicaron los masáis.

A principios de este mes, las autoridades de Tanzania anunciaron su intención de crear una nueva reserva de fauna en la división de Loliondo del distrito de Ngorongoro (norte), lo que se traduciría en el desplazamiento forzoso de más de 70.000 personas del pueblo masái.

Las comunidades masáis organizaron protestas masivas y las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos y munición real contra ellas, hiriendo a decenas de personas, informó a Efe un abogado pro derechos humanos, Joseph Oleshangay.

Además, hubo al menos dos muertos -un policía y un manifestante-.

Desde entonces, varios miles de personas, incluidos más de 1.500 niños, han tenido que abandonar sus hogares por las embestidas de las fuerzas de seguridad tanzanas, denunciaron los masáis.

«Nuestra patria se ha convertido en un parque de caza, con gente adinerada que viene a cazar animales salvajes. (…) Las armas ahora están dirigidas hacia nosotros, quienes hemos cuidado el medio ambiente y hemos compartido armonía, alimentos y paz con la vida salvaje desde tiempos inmemoriales», lamentaron los masáis.

«¡No estamos en contra de la conservación, pero la observamos y conceptualizamos desde una perspectiva distinta! Nunca se nos ha dado espacio para compartir nuestro punto de vista, y se nos ha categorizado como enemigos, como personas que no deben ser consultadas», añadieron.

La empresa Otterlo Business Company (OBC), con sede en los Emiratos Árabes Unidos, ha mostrado en varias ocasiones su interés por crear y gestionar en la división de Loliondo una nueva reserva de fauna con más de 1.500 kilómetros cuadrados, con el objetivo de organizar safaris de caza.

Sin embargo, las comunidades masáis detuvieron sus planes en 2018, cuando, después de llevar este caso a la Corte de Justicia del Este de África (EACJ), los jueces prohibieron al Gobierno de Tanzania desplazar a las personas que vivían allí hasta que emitiesen su veredicto final.

Los masáis pidieron este jueves el apoyo de la «comunidad internacional» para que presione con ellos al Gobierno para «retirar al Ejército de nuestras tierras» e «iniciar un diálogo en igualdad de condiciones». EFE

pm/ig