Imagen logo de la OPI

Arabia Saudí planea invertir 30.000 millones de dólares en Egipto

 22 junio, 2022

El Cairo, 22 jun (EFE).- Arabia Saudí planea invertir unos 30.000 millones de dólares para fortalecer la delicada economía de Egipto, que atraviesa una profunda crisis marcada por la devaluación de la moneda local y la faraónica deuda externa de 140.000 millones de dólares del país africano.

Esto fue anunciado en un comunicado conjunto al término de la reunión en El Cairo entre el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, con el príncipe heredero y gobernante de facto de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, uno de los principales aliados de Egipto en la región.

De acuerdo con la nota, ambos líderes «dieron el visto bueno» a la firma de 14 acuerdos de inversiones entre los sectores privados de los dos países, que ascienden a casi 8.000 millones de dólares, algo que en la actualidad Arabia Saudí «medita» en aumentar a 30.000 millones.

«Las dos partes aseguraron que siempre buscan fomentar e intensificar la comunicación entre los sectores privados de los dos países para ver las oportunidades de inversión y económicas disponibles y para superar las dificultades que podrían afrontar», según se indica en la nota.

Asimismo, tanto Al Sisi como Bin Salmán anunciaron un acuerdo de cooperación en el sector de las renovables que incluye «un proyecto de energía eléctrica con una capacidad de 10 gigavatios» que será desarrollado por la empresa saudí ACWA Power, según se cita en el comunicado, en el que no se ofrecen más detalles.

Por ello, el egipcio «alabó el gran desarrollo en las relaciones bilaterales» con Riad en relación al «crecimiento notable del intercambio comercial» y al «volumen de las inversiones», algo que Al Sisi deseó «profundizar» aún más.

Egipto, que sufrió una abrupta caída de su moneda provocada por la crisis económica global, y que sufre con especial rigor el incremento en los precios globales de los alimentos detonado por la invasión rusa de Ucrania, está lanzado en la búsqueda de inversores internacionales para atraer divisas y apuntalar su economía.

El gobierno de Al Sisi anunció planes para privatizar parte de su economía y abrir sectores a la inversión extranjera, mientras también negocia un nuevo préstamo con el Fondo Monetario Internacional para afrontar sus problemas económicos.

El pasado marzo, el Gobierno saudí inyectó 5.000 millones de dólares al Banco Central de Egipto, mientras que Catar, otra de las grandes potencias económicas del golfo Pérsico, prometió enviar otros 5.000 millones de dólares para ayudar a sostener la economía egipcia. EFE

hu-cgs/ads