Imagen logo de la OPI

Ainhoa Arteta vuelve a la ópera con «Diálogos de Carmelitas» en Jerez

 19 junio, 2022

Jerez de la Frontera (Cádiz), 19 jun (EFE).- La soprano guipuzcoana Ainhoa Arteta celebra su regreso a la ópera, liderando el reparto de la nueva producción «Diálogos de Carmelitas», de F. Poulenc, que se representará los días 24 y 26 de junio en el Teatro Villamarta de Jerez de la Frontera (Cádiz).

La ópera se estrena bajo la dirección de escena de Francisco López y la musical de José María Moreno al frente de la Orquesta Filarmónica de Málaga.

En la presentación de esta obra, la soprano, que vuelve a enfrentarse a un papel operístico protagonista tras apartarse de los escenarios en 2021 por problemas de salud, ha animado al público a asistir a alguna de las dos funciones previstas porque «es una obra que no deja indiferente a nadie. Es un título del siglo XX, pero habla de algo más antiguo que la propia vida”.

Estrenada en el Teatro allá Scala de Milán el 26 de enero de 1957, «Diálogos de Carmelitas» narra los hechos históricos sucedidos en Compiègne durante la Revolución Francesa cuando 16 monjas carmelitas fueron acusadas de actividades antirrevolucionarias y guillotinadas en París el 17 de julio de 1794.

Sobre su papel en este montaje -Blanche de la Force-, Arteta ha apuntado que “refleja ese miedo a la vida y a la muerte. Es una persona atormentada, que no puede con la vida. Se va al convento para esconderse, para encontrar la paz”.

En su opinión, ‘Diálogos de Carmelitas’ es “la típica obra que nunca olvidas. Es muy profunda y te remueve por dentro. Exige mucho compromiso tanto vocal como actoral. Para cualquier cantante es un reto”.

Arteta estrena esta ópera en el Teatro Villamarta de Jerez, al que ha considerado como «su casa». “El Villamarta es un buque insignia no sólo para mí, sino para muchos cantantes”, ha confiado la soprano guipuzcoana, destacando su “valentía” a la hora de contratar preferentemente artistas de nuestro país.

El autor de la dramaturgia y director de escena, Francisco López, ha definido esta ópera como «sobrecogedora y actual», al relatar los años del Terror de la Revolución Francesa que trajeron consigo una restricción de las libertades y la muerte en la guillotina de un grupo de monjas carmelitas, pero «potenciando los temas universales que subyacen en ese envoltorio».