Imagen logo de la OPI

La meteórica llegada de Núñez a un Liverpool donde Suárez dejó huella

 14 junio, 2022

Montevideo, 14 jun (EFE).- El fichaje del uruguayo Darwin Núñez por el Liverpool, el más elevado pagado por un jugador de su nacionalidad hasta el momento, ha hecho recordar el paso de otro compatriota suyo, Luis Suárez, por la entidad británica, donde dejó su imborrable huella goleadora.

Seguramente esa sea la aspiración de Núñez, un delantero que, en solo cinco años, ha pasado de debutar con el Peñarol en la Primera División del fútbol uruguayo a protagonizar uno de los pases más altos del balompié mundial.

Internacional desde el 15 de octubre de 2019, será una de las piezas clave en la renovación de la selección uruguaya que encabeza el técnico, Diego Alonso, y luchará por seguir sumando minutos en la Celeste que peleará por el Mundial de Catar 2022.

CARRERA VERTIGINOSA

El futbolista de Artigas (noroeste de Uruguay), que el próximo 24 de junio cumplirá 23 años, debutó en la máxima competición del balompié uruguayo en 2017 con los aurinegros, con los que permaneció hasta 2019, año en que fichó por el Almería español.

Después de una temporada en la Segunda División de ese país, se convirtió en el fichaje más alto del fútbol portugués, cuando el Benfica pagó al Almería 24 millones de euros.

En Portugal vivió una discreta primera temporada, pero en la 2021-2022 despegó hasta el punto de anotar 34 goles, 26 de ellos en Liga, con varios tripletes durante la campaña, lo que le situó en un excepcional escaparate mundial.

El técnico alemán Jûrgen Klopp ya había puesto sus ojos en él y, con motivo del cruce directo entre el Benfica y el Liverpool en cuartos de final de la Liga de Campeones -que los portugueses perdieron por un marcador global de 6-4 (dos tantos de Núñez)-, se deshizo en elogios hacia él.

Más allá de la broma inicial, cuando dijo que era «extremadamente guapo», el exitoso entrenador del Liverpool comentó que era un jugador «muy bueno».

«Lo conocía antes, por supuesto, pero jugó bastante frente a mí con esas duras batallas con Ibou (Ibrahima) Konaté”, declaró al hilo de la eliminatoria europea que ganó su equipo y definió a Núñez como «fuerte físicamente, rápido y tranquilo en su definición».

«Si se mantiene sano, tiene una gran carrera por delante», espetó Klopp, quien pareció pensar que el mejor lugar para que esa «gran carrera» continuase era el Liverpool, club que va a desembolsar 100 millones por su llegada.

LA HUELLA DE LUCHO

Precisamente en los ‘Reds’, otro uruguayo dejó una imborrable huella de goles.

Luis Suárez, que había salido de la cantera del Nacional -el otro grande del fútbol uruguayo-, pasó al fútbol neerlandés en la temporada 2006-2007, cuando fichó por el Groningen, antes de dar el salto al Ájax de Amsterdam, donde militó cuatro temporadas dando muestras de su talante goleador.

En la temporada 2010-2011 fichó por el Liverpool, de cuyo banquillo acababa de salir el español Rafa Benítez, y allí permaneció hasta la campaña 2013-2014, precisamente la de su máximo esplendor antes de arribar al fútbol español.

Con los ‘Reds’, Suárez se convirtió en el máximo goleador de la Premier League, con 31 goles, y obtuvo la Bota de Oro 2013-2014, compartida con el portugués Cristiano Ronaldo (Real Madrid).

El internacional uruguayo, de 35 años, afronta la recta final de una exitosa carrera, en la que ha conquistado, entre otros títulos, la Liga de Campeones (con el Barcelona), la Liga española (también con el club catalán y el Atlético de Madrid) o la Copa América (con Uruguay).

Por ahora el palmarés de Núñez se limita al fútbol local, donde ganó dos Campeonatos Uruguayos y una Supercopa con el Peñarol.

Salvo contratiempos físicos, el Mundial de Catar hará coincidir en la Celeste a Darwin Núñez con un Suárez en su más que probable última cita internacional oficial y, para entonces, quizá el espigado delantero haya ofrecido muestras de su calidad en la Premier League, en ese mismo Liverpool donde Lucho dejó su huella años atrás. EFE

cmm/rmp/car