Imagen logo de la OPI

El presidente palestino exige más apoyo de EE.UU antes de la visita de Biden

 13 junio, 2022

Jerusalén, 13 jun (EFE).- El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, se reunió ayer en Ramala, en Cisjordania ocupada, con una delegación del Gobierno estadounidense y enfatizó la necesidad de que Washington sea «un socio comprometido con el proceso de paz».

«La situación es intolerable en ausencia de un horizonte político y de protección internacional para nuestro pueblo palestino», señaló Abás durante el encuentro con la delegación, que estuvo encabezada por la secretaria de Estado adjunta para los Asuntos de Oriente Próximo, Barbara Leaf, y contó con la presencia del subsecretario de Estado adjunto para Asuntos Israelíes y Palestinos, Hady Amr.

Según informó la agencia oficial de noticias palestina, Wafa, entre sus exigencias Abás puntualizó la reapertura del consulado estadounidense en Jerusalén Este, cerrado durante la presidencia de Donald Trump e integrado oficialmente en 2019 en la embajada ante Israel, un año después de trasladar la legación diplomática de Tel Aviv a la Ciudad Santa rompiendo el consenso internacional.

El mandatario palestino amenazó con tomar medidas contra Israel «ante la incapacidad de la comunidad internacional de obligarlo a cumplir con las resoluciones internacionales y detener sus prácticas criminales, de ocupación, de limpieza étnica y discriminación racial».

Desde Washington, el Departamento de Estado escribió a través de su cuenta de Twitter que durante la reunión se abordaron las relaciones bilaterales, la asistencia estadounidense a los palestinos, y la profundización de los lazos y mecanismos para que israelíes y palestinos cuenten con libertad, seguridad y prosperidad.

Este encuentro tuvo lugar previo a una visita a la región por parte del presidente estadounidense, Joe Biden, que se espera tenga lugar el próximo mes e incluya una reunión con Abás, además de con los líderes israelíes.

El año pasado, poco después de asumir, Biden anunció una serie de medidas para restaurar los contactos con el liderazgo palestino, dañados por su predecesor Trump, entre los que dijo incluiría la reapertura del consulado en Jerusalén Este como representación diplomática ante los palestinos. Esto, sin embargo, aún no ha ocurrido debido a la negativa de Israel.

Esta semana, Washington decidió crear una «Oficina de Asuntos Palestinos» bajo la órbita de la embajada ante Israel en Jerusalén, pero con la particularidad de que no reportará al embajador sino directamente al Departamento de Estado.

Medios locales indicaron que esta medida fue percibida como insuficiente por el liderazgo de la ANP, que habría vetado temporalmente la designación de Hady Amr como enviado especial para los palestinos. EFE

pd/amg