Imagen logo de la OPI

Camboya urge a la junta birmana reconsiderar la pena de muerte de opositores

 12 junio, 2022

Bangkok, 12 jun (EFE).- Camboya, el país del Sudeste Asiático que más cercano se ha mostrado con la junta militar que tomó el poder en Birmania, urgió al régimen golpista birmano reconsiderar el anuncio de retomar la pena de muerte para ejecutar a cuatro opositores.

El primer ministro camboyano, Hun Sen, solicitó por carta al general Min Aung Hlaing, autoproclamado primer ministro interino de Birmania, que «reconsidere las condenas y se abstenga de ejecutar las sentencias de muerte».

Hun Sen, cuyo gobierno preside este año la presidencia rotatoria de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), precisó en la misiva fechada el viernes que el anuncio de retomar las ejecuciones ha creado una «gran preocupación» en el bloque.

«Camboya cree que las ejecuciones planeadas, de llevarse a cabo, desencadenarán una fuerte y amplia reacción negativa de la comunidad internacional. Y tendrán un efecto desbastador en los esfuerzos de ASEAN y Camboya de apoyar el retorno a la normalidad en Birmania a través de soluciones pacíficas a la actual crisis», subrayó el mandatario camboyano, que en enero viajó a Birmania.

El régimen castrense aprobó recientemente las ejecuciones de cuatro disidentes, en lo que sería la primera aplicación de la pena de muerte en Birmania en las últimas tres décadas, sin concretar una fecha para los ajusticiamientos.

Los condenados a muerte incluyen al antiguo parlamentario de la Liga Nacional para la Democracia -el partido derrocado en la asonada- Phyo Zeya Thaw y el activista Ko Jimmy, condenados en enero por cargos de terrorismo a raíz de sus actividades contra la junta.

Otros dos reos que se enfrentan a la pena capital son Hla Myo Aung y Aung Thura Zaw, acusados de haber matado a una mujer por ser supuestamente confidente de los militares.

El anuncio de las futuras ejecuciones ha llevado a varios países como Francia, Estados Unidos y Canadá, además de las Naciones Unidas y la Unión Europea, a condenar la violenta respuesta de los uniformados contra la resistencia.

Los planes anunciados por la junta golpista coinciden además con la organización del segundo viaje del Enviado Especial de ASEAN para Birmania, el ministro camboyano de Exteriores, Prak Sokhonn, que podría tener lugar a final de mes.

Camboya ha dado pasos durante su presidencia del bloque del Sudeste Asiático encaminados a tratar de acercar las posturas entre la ASEAN y la junta birmana, cuyos líderes militares no han sido invitados a las últimas reuniones de mandatarios y ministros de Exteriores por los pocos avances hacia la solución del conflicto.

El golpe de Estado del 1 de febrero de 2021 ha sumido a Birmania en una profunda crisis política, social y económica, y abrió una espiral de violencia con nuevas milicias civiles que han exacerbado la guerra de guerrillas que vive el país desde hace décadas.

Al menos 1.929 personas han muerto a raíz de la brutal represión ejercida por policías y soldados, que han llegado a disparar a matar contra manifestantes pacíficos y desarmados, conforme a los datos recabados por la ONG birmana Asociación para la Asistencia de Presos Políticos. EFE

nc/ah