Imagen logo de la OPI

Mejora de la eficiencia energética podría ahorrar el equivalente a la emanda china

 08 junio, 2022

Copenhague, 8 jun (EFE).- Una mejora de la eficiencia energética podría permitir un ahorro en el consumo global en 2030 equivalente a la demanda anual de China, según un análisis difundido este miércoles por la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Duplicar la mejora anual de la intensidad energética -consumo de energía respecto al Producto interior bruto (PIB)-, del 2 al 4 %, ahorraría 95 exajulios (EJ) a finales de esta década en comparación con el ritmo actual, de acuerdo con el documento, difundido en la conferencia sobre eficiencia de la AIE, celebrada en Sønderborg (sur de Dinamarca).

Ese ahorro reduciría a su vez las emisiones globales de CO2 en 5.000 toneladas anuales en 2030, alrededor de un tercio de los esfuerzos requeridos para llegar a las cero emisiones a mitad de siglo.

La mejora en la eficiencia permitiría además un ahorro en el gasto global en energía a final de la década: así, los hogares podrían ahorrarse 650.000 millones de dólares (607.000 millones de euros) al año en facturas de electricidad.

La cantidad de gas natural que el mundo ahorraría equivaldría a cuatro veces lo que la Unión Europea (UE) importó de Rusia en 2021, mientras la reducción en el consumo de petróleo rondaría los 30 millones de barriles de petróleo diarios, el triple de la producción media rusa el año pasado.

Un progreso en la eficiencia energética ayudaría también a crear diez millones de puestos de trabajo adicionales en campos como el acondicionamiento de edificios, la producción industrial y la infraestructura de transportes.

El transporte y la construcción son señalados como los sectores con mayor potencial para reducir la demanda energética, así como la industria pesada y las manufacturas.

«La mayoría de estas oportunidades implican tecnologías de fácil acceso, que se financiarían a sí mismas mediante gastos corrientes más bajos, especialmente con los altos precios actuales de la energía», consta en el análisis.

La AIE recuerda que sin las ganancias obtenidas en eficiencia en las dos últimas décadas, el crecimiento de las emisiones globales de gases contaminantes casi se habría duplicado.

«La eficiencia energética es una solución clave para muchos de los retos más urgentes del mundo. Puede hacer nuestro suministro energético más asequible, más seguro y más sostenible», señaló el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol.

Birol consideró «inexplicable» que gobiernos y líderes empresariales no hayan tomado las acciones necesarias y recordó que la crisis petrolera de la década de 1970 impulsó grandes avances en eficiencia y que esta debería estar «en el centro de la respuesta a la crisis energética global actual». EFE

alc/cph/psh