Imagen logo de la OPI

Las esculturas de Picasso, más Miró, Kokoschka y Anselmo, en el Guggenheim en 2023

 08 junio, 2022

Bilbao, 8 jun (EFE).- Una gran exposición con las esculturas de Pablo Picasso, más otras muestras dedicadas a Joan Miró, Oskar Kokoschka, Giovanni Anselmo y Lynette Yiadom-Boakye, destacan en la programación del Museo Guggenheim Bilbao para el próximo año, según el avance dado a conocer este martes por el centro.

Esta programación se ha adelantado en la reunión del Patronato, el órgano rector del Museo Guggenheim Bilbao, presidido por el lehendakari, Iñigo Urkullu, con la presencia de los directores de los Guggenheim de Nueva York y Bilbao, Richard Armstrong y Juan Ignacio Vidarte.

En 2023 el Museo dedicará una gran exposición a la obra escultórica de Pablo Picasso, organizada en colaboración con la Comisión Nacional para la Conmemoración del 50 aniversario de la muerte del artista malagueño.

Un contemporáneo de Picasso y casi tan célebre, Joan Miró, será el protagonista de otra muestra, centrada en la producción artística de Miró durante sus años de estancia en París, en los que el colorista pintor catalán se sumó al surrealismo.

Un tercer artista nacido a finales del XIX, como Picasso y Miró, el expresionista austriaco Oskar Kokoschka, conocido por sus retratos y paisajes, llenará las paredes del museo en una retrospectiva.

Además, habrá una muestra dedicada al italiano Giovanni Anselmo (1934), con una amplia producción escultórica, así como obras sobre papel, fotografías, vídeos y piezas de ubicación específica. Anselmo es uno de los representantes del «arte povera» (pobre), que utiliza materiales sencillos como hojas o madera.

También habrá un salto a la contemporaneidad absoluta, ya que se podrá ver la obra más reciente de Lynette Yiadom-Boakye, creada entre 2020 y 2023. La pintora y escritora (Londres, 1977) se dio a conocer por sus pinturas figurativas de sujetos negros imaginarios.

La programación incluirá a otra joven, June Crespo (Pamplona, 1982), residente en Bilbao, que aborda la escultura desde una perspectiva amplia, produciendo objetos que se sitúan en los márgenes del ensamblaje, collage y la fotografía sin cámara.