Imagen logo de la OPI

Miles de personas piden en Galicia energía eólica beneficiosa para población

 06 junio, 2022

Varios miles de personas han reclamado en Santiago de Compostela este domingo, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, el desarrollo de infraestructuras de captación de energía eólica que beneficie al conjunto de la población, no solo a un oligopolio de empresas.

Los manifestantes, convocados por la plataforma ‘Eólica, así non’, integrada por unas doscientas asociaciones, desfilaron por las calles de la capital gallega exigiendo «Energía justa y sostenible, energía por y para el pueblo», según el lema de la principal pancarta.

Los participantes, entre los que figura la asociación ecologista gallega Adega, denuncian un «boom especulativo y depredador» por parte de empresas eléctricas, y corearon frases como «este plan eólico arrasa con todo», «expolio y miseria es lo que nos dejan» o «renovables sí, pero no así».

Los manifestantes, procedentes de diversos puntos de Galicia, denunciaron la proliferación de aerogeneradores en territorio gallego que contribuyen a nutrir de beneficios a las principales empresas de energía, pero no, en su opinión, al conjunto de la sociedad.

Adega calcula que Galicia tiene más de 250 proyectos en trámite para instalar aerogeneradores, frente a más de 4.000 ya implantados con capacidad de generar unos 4.000 megawatios hora, y reclama una moratoria real, al considerar que la anunciada por la Xunta hasta el verano de 2023 no es efectiva.

Un portavoz de Adega, el biólogo Roi Cuba, indicó que hay un clamor de la población pidiendo un «modelo energético sostenible y socialmente justo».

Añadió que la plataforma asociativa ha ido creciendo por el descontento de la población al actual sistema de desarrollo de energías alternativas y apuntó que se han unido asociaciones de comunidades de gestión de montes y de trabajadores del mar.

Indicó que la plataforma ha elaborado un manifiesto de nueve puntos con «alternativas» al sistema de desarrollo de energías eólicas por parte de los gobiernos autonómico y central

Entre esas alternativas figuran la de promover que la población pueda ser no solo consumidora, sino también productora de energía tanto de manera individual como colectiva.