Imagen logo de la OPI

Las universidades deben poner conocimiento al servicio de la sostenibilidad

 01 junio, 2022

Madrid, 1 jun (EFE).- Las universidades «deben educar a los nuevos profesionales para que pongan el conocimiento al servicio del desarrollo sostenible», asegura el decano de la Escuela de Arquitectura, Ingeniería y Diseño de la Universidad Europea de Madrid, Alberto Sols Rodríguez-Candela.

Lo señala en el artículo «Un enfoque sistémico al desarrollo sostenible» para la blogosfera de EFEverde con ocasión del Día Mundial del Medio Ambiente que se conmemora el próximo domingo 5 de junio bajo el lema «Una sola Tierra».

Este experto en ingeniería de sistemas argumenta que el reto del desarrollo sostenible es de tal envergadura que solo puede abordarse de manera sistémica, con una visión de conjunto, a la vez que con la capacidad de discernir en cada caso y ámbito concreto los pocos aspectos relevantes de los muchos triviales.

Recuerda Sols el artículo The tragedy of the commons (La tragedia de los comunes) publicado en la revista Science en 1968 por Garrett Hardin, en el que explica como el repetido uso egoísta de los recursos compartidos acaba por perjudicar a todos.

«El planeta Tierra es, sin duda, un recurso común que la humanidad comparte» añade, antes de recordar que en 1972 se públicó The limits to growth (Los límites del crecimiento), el informe elaborado por cuatro académicos del Massachusetts Institute of Technology a raíz de un informe encargado por el Club de Roma.

Ya entonces, la conclusión a la que llegaron al realizar diferentes simulaciones con el modelo elaborado fue que el ritmo actual era insostenible, apunta.

Y añade, la tasa a la que aumentaba la población, se consumían recursos, se generaban residuos y disminuía la superficie cultivable, no era sostenible en el tiempo.

La técnica de análisis pasó a llamarse dinámica de sistemas, y se acuñó el término desarrollo sostenible, recuerda Sols, quien aboga, en esta materia, por una acción alineada y coordinada en todos los niveles (políticos, universidades, divulgadores…) especialmente la ciudadanía y en particular por los países con alto Índice de Desarrollo Humano.