Imagen logo de la OPI

La neerlandesa Bol y el etíope Girma vuelan en la «Golden Spike»

 01 junio, 2022

Redacción deportes, 1 jun (EFE).- La neerlandesa Femke Bol, que estableció un nuevo récord del mundo en la prueba de los 300 vallas, y el etíope Lamecha Girma, que se impuso en los 3.000 obstáculos con unos espectaculares 7:58.68 minutos, se convirtieron en los grandes protagonistas de la reunión de Ostrava (República Checa), la mítica «Golden Spike», quinta cita del circuito mundial oro.

Triunfos que no pudo emular la estadounidense Allyson Felix, la atleta con más medallas, once, en la historia de los Juegos Olímpicos, que tuvo que conformarse con un tiempo de 22.78 segundos con la segunda posición en una final de los 200 metros en la que se impuso la Aminatou Seyni con un crono de 22.21.

Pero ni la derrota pudo impedir que Felix, ganadora de doce medallas de oro en Campeonatos del Mundo, acaparase los aplausos de un público que quiso despedir como se merece la legendaria atleta estadounidense que pondrá a sus 36 años fin a su carrera deportiva este año.

Todo lo contrario que la joven neerlandesa Femke Bol, de tan sólo 22 años, a la que todavía le queda una larga trayectoria por delante.

Una carrera que se prevé plagada de éxitos tras la exhibición que la neerlandesa, bronce en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio en los 400 vallas, realizó en la final de unos atípicos 300 metros vallas, en la que Bol estableció un nuevo récord del mundo con un tiempo de 36.86 segundos.

Bol, que disputó en Ostrava su primera carrera de la temporada al aire libre, rebajó en 1.3 segundos la anterior plusmarca universal en posesión de la checa Zuzana Hejonava, presente en el estadio, con un registro de 38.16 desde agosto del año 2013.

Un serio aviso para las estadounidenses Sydney McLaughlin y Dalilah Muhammad, las dos atletas que precedieron a Bol en el podio olímpico, a falta de poco más de mes y medio para el inicio de los Mundiales que se disputarán en Oregón (Estados Unidos).

Cita universal en la que el etíope Lamecha Girma parece dispuesto a cambiar la plata que se colgó en los 3.000 obstáculos tanto en los Mundiales de Doha 2019 como en los Juegos de Tokio 2020 por el oro, como dejó claro con los espectaculares 7:58.68 minutos que firmó este martes en Ostrava.

Una marca que situó al joven atleta etíope, de 21 años, en la duodécima plaza de la clasificación de todos los tiempos, tras ser el primer atleta en bajar de la barrera de los 8 minutos en los últimos cuatro años.

Y eso que Girma tan sólo pudo contar con la colaboración del español El Mehdi Aboujanah, la primera de las dos liebres, ya que la segunda, el etíope Tesfaye Deriba, no pudo seguir la estela de Girma.

Una circunstancia que obligó a Lamecha Girma a marcar por sí mismo un endiablado ritmo, que dejó al segundo clasificado, el también etíope Hailemariyam Amare, a más de nueve segundos -8:07.70-.

También brillaron aunque sin alcanzar la excelencia en las marcas de Bol y Girma los campeones olímpicos Jasmine Camacho-Quinn y Gianmarco Tamberi.

La atleta puertorriqueña se impuso con un tiempo de 12.56 segundos en una final de los 100 metros vallas en la que Camacho-Quinn logró sobreponerse a una mala salida, mientras que el saltador italiano se alzó con el triunfo en la final de altura con un mejor intento de 2,30 metros.

Por su parte, el jovecísimo Emmanuel Wanyobi, de tan sólo 17 años, volvió a evidenciar el enorme futuro que le aguarda tras imponerse con un crono de 1:44.15 minutos en una final de los 800 metros en la que el keniano se impuso a rivales de la talla del botsuano Nigel Amos, el bosnio Amel Tuka o el polaco Patryck Dobek.

Tampoco decepcionó el lanzador de Granada Anderson Peters, el vigente campeón del mundo, que se impuso en la final de jabalina con un lanzamiento de 87,88 metros, casi cinco metros menos que los 93,07 que Peters firmó el 13 de mayo en Doha y que le situaron en la quinta plaza de la clasificación mundial de todos los tiempos.EFE.

jv/jl