Imagen logo de la OPI

Irán produce más uranio de alta pureza, según la agencia nuclear de la ONU

 31 mayo, 2022

Viena, 31 may (EFE).- El OIEA, la agencia atómica de la ONU, informó este jueves de que Irán sigue enriqueciendo cada vez más uranio, incluyendo material con una pureza del 60 %, un nivel cercano al necesario para fabricar armas atómicas.

En un informe reservado, al que tuvo acceso Efe en Viena, los inspectores internacionales precisan que el uranio enriquecido al 60% alcanzaba el 15 de mayo pasado los 43,1 kilos, un 23,7 % más que a comienzos de marzo, cuando se difundió el anterior reporte trimestral.

En el caso del uranio enriquecido al 20 % la subida registrada en las últimas semanas fue la más notable, al pasar de 182,1 kilos a 238,4 kilos, un 31 % más que a comienzos de marzo.

Irán justifica la producción de uranio enriquecido hasta un 60% como material dedicado a fines médicos.

Las reservas de uranio enriquecido, en diferentes purezas (2%, 5%, 20% y 60%) ascendían a mediados de mayo a 3.491,8 kilos, frente a los 300 kilos permitidos (con una pureza máxima del 3,67%), bajo el acuerdo nuclear firmado por Irán con seis grandes potencias en 2015 y conocido por JCPOA (sus siglas en inglés).

Además, Irán dispone de otros 238,9 kilos de uranio en forma de óxido, 48,1 kilos de uranio en placas para combustibles nucleares y 30,6 kilos de uranio en forma de desechos líquidos y sólidos, lo que eleva la cantidad de uranio hasta 3.809,3 kilos.

Mientras que sigue subiendo la producción de este material fisible, con posible doble uso, civil y militar, Irán mantiene restringidas las inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en su territorio.

Concretamente, los iraníes niegan a los inspectores visitar cualquier tipo de instalación sin aviso previo, ni tampoco conceden acceso a los datos de vigilancia electrónica de la producción de uranio enriquecido.

Según el director general del organismo, Rafael Grossi, estas restricciones, que comenzaron en febrero de 2021, están «afectando seriamente» a la capacidad de verificación y control de los inspectores en Irán, señala el informe del OIEA.

El JCPOA se encuentra en el limbo desde 2018 cuando Estados Unidos decidió, entonces bajo el presidente republicano Donald Trump, abandonar el tratado e imponer nuevas sanciones contra Teherán.

Un año más tarde Irán empezó a incumplir sus obligaciones del acuerdo, que preveía una importante limitación de sus capacidades nucleares a cambio del levantamiento de sanciones.

Desde hace más de un año, el gobierno estadounidense del demócrata Joe Biden intenta negociar con Irán un restablecimiento del JCPOA, de momento sin éxito, ya que Washington se niega a sacar a los Guardianes de la Revolución de Irán de su lista de grupos terroristas.

Por otra parte, el OIEA emitió hoy otro informe, sobre el cumplimiento del acuerdo de salvaguardias nucleares en Irán, donde la agencia tiene constancia de trazas fisibles en tres instalaciones no declaradas como nucleares hasta ahora.

En contra de lo acordado entre el OIEA e Irán en marzo pasado, los inspectores no han recibido informaciones «técnicamente creíbles» de Teherán sobre el origen de partículas de uranio antropogénico (producido por humanos), critica el informe del organismo.

«A menos y hasta que Irán no entregue explicaciones técnicamente creíbles … el organismo no puede confirmar que las declaraciones de Irán son completas y correctas bajo su acuerdo de salvaguardias», concluye el informe del OIEA.

El acuerdo de salvaguardias (controles) nucleares, que forma parte del Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP) entre Irán y el OIEA no está relacionado con el JCPOA.

La falta de información sobre el origen de estas trazas fisibles en lugares no declarados como nucleares constituye una posible violación de esos acuerdos.

La Junta de Gobernadores del OIEA, el órgano ejecutivo del organismo, celebra la semana que viene su reunión de verano, que estará centrada en el controvertido programa nuclear de Irán.EFE

jk-ll/ads