Imagen logo de la OPI

Xi advierte a Bachelet que nadie puede decirle a China cómo defender los derechos humanos

 25 mayo, 2022

Pekín, 25 may (EFE).- El presidente chino, Xi Jinping, dijo hoy a la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que ningún país puede, desde la «arrogancia», enseñar a otros cómo defender los derechos humanos, y que estos «no se deben politizar para interferir en los asuntos internos de otros países».

Xi y Bachelet, que visita el país asiático hasta el viernes, mantuvieron una reunión virtual un día después de que aparecieran nuevas publicaciones que documentan la vida en el interior de campos de reeducación en la región occidental de Xinjiang, donde estarían o habrían estado recluidos cientos de miles de uigures y otras minorías musulmanas.

Bachelet llegó el lunes a China para una visita de seis días durante la que investigará los presuntos abusos cometidos en Xinjiang, aunque bajo el temor a que sufra restricciones durante su estancia en el país.

«Continuaremos promoviendo la protección de los derechos humanos y el estado de derecho, y mantendremos el orden y la justicia social. El pueblo chino disfruta hoy de más y más derechos democráticos, y los derechos humanos de los chinos tienen unas garantías sin precedentes», aseveró el líder chino.

Xi agregó que China tiene «la voluntad de seguir manteniendo el diálogo y la cooperación» respecto a la causa de los derechos humanos pero siempre y cuando se basen en «el respeto mutuo y la igualdad» o tengan como objetivo «expandir el consenso, reducir las diferencias, aprender del otro y hacer progresos juntos».

«Pero lo que no es para nada necesario son los ‘profesores’ arrogantes con otros países, y mucho menos que se politicen estos asuntos», dijo Xi en velada referencia a Estados Unidos y la Unión Europea (UE), quienes sancionaron a funcionarios y entidades chinas el año pasado a cuenta de los abusos en Xinjiang.

«Hay que dejarse de dobles estándares y de interferir en los asuntos internos de otros países bajo el pretexto de los derechos humanos. Tenemos que promoverlos desde una dirección inclusiva, justa y razonable», señaló Xi, quien aseguró que China seguirá «apoyando» los «esfuerzos activos» de Naciones Unidos en este tema.

Xi también indicó que las «condiciones históricas y específicas de cada país son diferentes», así como sus niveles de desarrollo económico y social, con lo que «cada uno debe explorar su propia manera de abordar el desarrollo de los derechos humanos».

«Desviarse de la realidad y copiar modelos de otros países no es solo inaceptable, es que tiene consecuencias catastróficas y en última instancia hace que la gente sufra», aseveró. EFE

jco/vec/ig