Imagen logo de la OPI

La exposición «Dalí cibernético», primera experiencia de metaverso colectiva

 25 mayo, 2022

BARCELONA (ESPAÑA), 24/05/2022.- La primera experiencia mundial de metaverso con libertad de movimientos y de forma colectiva tendrá lugar el próximo mes de septiembre en el centro de artes audiovisuales Ideal de Barcelona, en el marco de la exposición inmersiva «Dalí cibernético».

El proyecto, avalado por la Fundación Gala-Salvador Dalí, desarrollará en diferentes salas todo el universo poético y onírico daliniano a través de proyecciones de gran formato, instalaciones interactivas, hologramas, realidad virtual e inteligencia artificial.

Según ha explicado este martes el director ejecutivo de Ideal, Jordi Sellas, se trata de una coproducción internacional de Layers of Reality y Exhibition Hub que tiene prevista una gira internacional durante los próximos 4 años.

La gira llevará la exposición a más de 30 ciudades, algunas de manera simultánea, entre ellas Londres, Bruselas, Zúrich, Budapest, Múnich, Turín, Roma, Colonia, París, Bristol, Dublín, Manchester, Amberes, Valencia y Bilbao.

Y ha añadido que también se está trabajando en un futuro recorrido por América y Asia-Pacífico.

Además del recorrido, en el que se verán proyecciones de gran formato, instalaciones interactivas y hologramas de una duración de 90 minutos, «Dalí cibernético» permitirá que los visitantes entren en el metaverso de forma colectiva y vivan durante quince minutos el universo digital de Dalí.

Cada visitante podrá personalizar un avatar digital para pasear físicamente de forma colectiva con sus acompañantes -una treintena en cada turno- a través de un espacio virtual donde las obras más reconocidas de Dalí tomarán vida para sumergirlos en un viaje imposible por cuatro de los entornos dalinianos por excelencia: el mar, el cielo, el desierto y el vacío.

En la demostración que Ideal ha avanzado en la presentación, el visitante se encuentra en la cubierta de un barco, cuyo puente de mando es la Torre Galatea de Figueres y el mascarón de proa es Gala. En el periplo, el público puede asomarse para ver el mar, contemplar las cruces cubistas u otros elementos de la iconografía daliniana.

El equipo del Ideal ha estado trabajando conjuntamente con la dirección artística de la Fundación Gala-Dalí desde hace prácticamente dos años en la elaboración de los contenidos, descubriendo documentación y aproximaciones al pensamiento daliniano que hasta ahora han sido prácticamente inéditas para el gran público.

La directora de los museos de la Fundación Gala-Dalí, Montse Aguer, ha recordado que «ya en los años 50, Dalí dijo que tenía un cerebro electrónico; en los 70 realizó un holograma junto con un Nobel de Física; y en una entrevista ya aventuraba que el futuro del arte sería cibernético, un término que podría ser equivalente a digital, palabra que entonces no se utilizaba».

También decía que «la bidimensionalidad se le había quedado corta» y el propio artista ampurdanés buscaba «la inmortalidad a través de su obra y pensaba cómo pasaría su obra a lo largo de los siglos».

Para Aguer, esta exposición jugará con lo que decía el artista y plasmaba en sus obras, especialmente las relacionadas con la ciencia, y su experiencia «invitará a contemplar de manera presencial las obras y los centros que creó Dalí».

El comisariado de la exposición corre a cargo de Imma Fondevila y Anna Pou, que han trabajado estrechamente con el Centro de Estudios Dalinianos de la Fundación Gala-Dalí.

Las instalaciones, que ocuparán los 2.000 metros cuadrados de espacio expositivo, son una producción de Layers of Reality para Ideal en colaboración con artistas digitales y estudios como Antiloop, Blit Studio, Tururut o Burzon Comenge, y la banda sonora está compuesta por Rafel Plana.

Según han adelantado las comisarias, en las diferentes salas se descubrirá sucesivamente el Dalí como «humanista moderno», interesado en todas las disciplinas artísticas, su «interés por los artistas del Renacimiento y por un pensador, Ramon Llull, filósofo mallorquín que ideó una «máquina de pensar», que se ha considerado precursora del ordenador.

También tendrán cabida las «obsesiones científicas dalinianas», como todo lo relacionado con la óptica, el ADN, la cuarta dimensión, la bomba atómica, la teoría de las catástrofes, la geometría sagrada o los píxeles.

Tras permanecer en una sala central inmersiva durante unos 30 minutos, el espectador pasará a una sala interactiva, pues «Dalí nunca quiso un público meramente contemplativo, sino activo», remarca Sellas.

Para completar la experiencia, Ideal está elaborando un holograma de grandes dimensiones, y en la parte final, «una vez superada la experiencia del metaverso, una sala Infinita servirá de descompresión antes de abandonar el centro». EFE.

jo/hm/lml