Imagen logo de la OPI

Bastianini, Bagnaia y Ducati quieren dar la sorpresa en Mugello

 25 mayo, 2022

Madrid, 25 may (EFE).- Los italianos Enea Bastianini y Francesco «Pecco» Bagnaia, sobre sendas Ducati Desmosedici, quieren dar la sorpresa en Mugello, escenario del Gran Premio de Italia y un lugar en el que siempre destacan por su velocidad los prototipos del fabricante de Borgo Panigale.

Salvo la victoria de 2021 del francés Fabio Quartararo sobre la Yamaha YZR M 1, los pilotos de Ducati se han impuesto en las ediciones de 2017, 2018 y 2019, pues en 2020 y como consecuencia de la pandemia por el coronavirus no se disputó la carrera del trazado de la Toscana.

Ese dato ya hace favoritos a los pilotos de Ducati, que contará con la representación más amplia de la formación de salida con hasta nueve motos, al estar también inscrito como «piloto invitado», el probador de fábrica, Michelle Pirro.

No obstante, el principal foco de atención estará puesto en el italiano Enea Bastianini, el piloto que más victorias acumula en lo que va de temporada (tres), que buscará un nuevo triunfo que consolide su camino hacia el liderato de la clasificación, pero sobre todo para conseguir una plaza en el equipo oficial de Ducati.

Enea Bastianini es en estos momentos el más claro candidato a la misma, aunque se la disputa con el español Jorge Martín, pues lo que parece más que claro es que el australiano Jack Miller no ocupará ese puesto el próximo año.

Bastianini y Bagnaia, además de sus rivales de «fábrica», pueden encontrar una fuerte oposición tanto del actual campeón del mundo de MotoGP y líder del campeonato, Fabio Quartararo, vencedor el pasado año.

Entre sus rivales de «fábrica» hay que tener en cuenta al francés Johann Zarco, siempre entre los más rápidos de la categoría, pero también al español Jorge Martín, que se juega su plaza en el equipo oficial, en el que Jack Miller no parece tener muchas opciones de continuar, aunque seguro que intentará demostrar todo lo contrario con una buena actuación.

Pero en esta ocasión Quartararo tendrá una oportunidad única para calibrar la situación real de su Yamaha frente a unas Ducati que siempre se muestran muy fuertes en el circuito de la Toscana. Además puede ser un momento único para ver cómo de fuerte es la Aprilia RS-GP de Aleix Espargaró o a qué nivel se encuentran las Repsol Honda de Marc Márquez y Pol Espargaró.

Aleix Espargaró llega con apenas cuatro puntos de desventaja respecto a Quartararo y el trazado de Mugello es uno de los escenarios de pruebas del fabricante de Noale, lo que permite pensar que los ingenieros italianos disponen de mucha información que puede permitir al de Granollers ser muy competitivo prácticamente desde los primeros entrenamientos.

En el caso de Marc Márquez y Pol Espargaró, la situación es muy distinta puesto que el trazado de la Toscana no es uno de los más favorables para sus Repsol Honda RC 213 V en condiciones normales, ya que ahora no lo son debido a los innumerables problemas técnicos que están teniendo con el prototipo del fabricante del Ala Dorada.

Márquez, con su contrato renovado durante varias temporada, no se encuentra en la misma situación que Pol Espargaró, quien necesita demostrar su valía cuanto antes si quiere mantener su puesto en el equipo Repsol Honda, que por el momento parece tener muy en el aire.

A pesar de la decisión de Suzuki de retirarse de la competición al final de la temporada, sus prototipos y pilotos, los españoles Alex Rins y Joan Mir, destacan casi en cada gran premio, si bien al final sendos percances les dejaron sin puntuar en Francia, en donde estuvieron entre los mejores de la categoría hasta que se fueron al suelo y eso ya es motivo suficiente como para tenerlos en la relación de aspirante en Mugello.

En lo que a los pilotos de KTM se refiere, tanto el surafricano Brad Binder como el portugués Miguel Oliveira dan una de cal y una de arena y si bien ambos han pisado el podio, el primero como segundo y el segundo venciendo en Indonesia; en el resto de participaciones mundialistas reflejan muchos altibajos.

Eso no es, desde luego, lo que esperaban al principio de la temporada los ingenieros de Mattighoffen, por lo que tanto Binder como Oliveira tienen muchos deberes pendientes.

Maverick Viñales es otro de los pilotos que debe dar un paso adelante, pues tras su salida de Yamaha se esperaba mucho de él con su llegada a Aprilia, pero todavía no ha demostrado su verdadero potencial y todo cuando tanto en su caso como en el de Aleix Espargaró se encuentran en pleno proceso de negociación para la renovación de sus respectivos contratos. EFE

JLL/ea