Imagen logo de la OPI

El equipo del Manchester City celebra el título de la Premier League

 24 mayo, 2022

Madrid 24 may.- Hubo resaca el lunes por la mañana en Manchester. El martes, al ligero dolor de cabeza lo acompañará una amplia sonrisa. Siguen las celebraciones del City, que el lunes trasladó su fiesta a las calles de Mánchester. Más concretamente a la céntrica Deansgate, una de las principales arterias comerciales de la ciudad.

Gran parte de los asistentes acompañaron la rúa del equipo, que empezó en el National Football Museum y terminó junto a la emblemática Beetham Tower. Allí espero el grueso de los asistentes. Allí vieron desfilar a sus ídolos frente a ellos. Ídolos de ayer y de hoy. Como Paul Dickov, que anotó el histórico gol con el que el Manchester City ascendió a segunda división en 1999. Un tanto y una promoción clave en el devenir de la entidad mancuniana. O como Nigel de Jong, integrante del equipo dirigido por Roberto Mancini que ganó la primera liga del club en 44 años. Lo recordarán, es la del gol de Sergio Agüero a última hora contra el QPR.

También hubo espacio para la cultura pop. La banda sonora fue la habitual durante los días de partido en el Etihad Stadium. Desde el aclamado Blue Monday de New Order, pasando por el popular This is How it Feels de Inspiral Carpets hasta el omnipresente Wonderwall de Oasis. Incluso Johnny Marr, guitarrista y co-autor de varios éxitos de The Smiths se sumó a la fiesta. “Somos el mejor equipo del mundo, Kevin De Bruyne es el mejor jugador del mundo y Pep Guardiola es un genio”. Rodrigo fue uno de los nombres más en pronunciados durante el evento. El centrocampista madrileño se ha ganado el cariño citizen a base de robos, bloqueos y goles.

El entrenador catalán fue uno de los más solicitados, aunque dos de sus porteros aprovecharon la situación, y la deshinibición imperante, para soltar dos pullas a su entrenador. Scott Carson recriminó que John Stones jugase en el lateral derecho en la última jornada: “Hubiésemos tenido más opciones de ganar si yo hubiese jugado allí”, dijo el guardameta. “Pero Pep lo hizo bien y volvió a ponerlo de central en la segunda mitad”. Ederson, que ganó su tercer guante de oro de la Premier League de forma consecutiva, expresó su deseo de encargarse de los lanzamientos de penaltis. “Nadie los tira mejor que yo”, sentenció el brasileño.

Pep Guardiola apareció en escena, tal y como había prometido, fumando un puro junto al resto de los integrantes de su cuerpo técnico. Desde que desembarcaron en Manchester en 2016 han conquistado once títulos, empujando a los celestes a un mano a mano con el Liverpool por ver cuál es el mejor equipo de Inglaterra. Con cuatro títulos de Premier League en cinco años, el dominio parece claro. Y la sed de títulos también. El fichaje de los 100 millones de libras, Jack Grealish, dijo que invitaría a los asistentes a chupitos en un conocido bar del centro de Manchester. Una ciudad que amaneció celeste y que se fue a dormir muy tarde. Otra vez. Una ciudad que se despidió de Fernandinho, a quien ha acogido durante los últimos nueve años. El capitán fue el encargado de poner el broche final ofreciendo el trofeo de la Premier League.