Imagen logo de la OPI

España vuelve al pódium eurovisivo: llantos y alegrías de una larga historia

 15 mayo, 2022

Turin (Italia), 15 may (EFE).- España ha vuelto esta noche al pódium de Eurovisión con el tema «Slomo» de Chanel, que quedó tercero en Turín (norte), poniendo así fin a una persistente querencia por los últimos puestos y añadiendo una noche de gloria a una larga historia repleta de momentos de disgusto y alegría.

Chanel logró entrar en el selecto grupo de las tres mejores propuestas musicales de este 66ª Eurovisión de la ciudad italiana de Turín (norte), algo que no ocurría desde que Anabel Conde quedara la segunda en 1995 con «Vuelve conmigo».

El regreso de España a la cima eurovisiva marca un hito en la historia de su participación en el certamen, desde su fundación en 1956. Estos son algunos de los momentos más destacados de su largo paso por el concurso de la canción europea:

  • DOS VICTORIAS Y OTRAS NOCHES PARA EL RECUERDO:

España, que participa en Eurovisión desde sus orígenes en 1956, puede presumir de dos victorias consecutivas: la de Massiel con su «La, La, La» en 1968 y la de Salomé con «Vivo cantando» en 1969, convertidas ya en auténticos himnos para el público.

Pero la música española ha degustado las mieles del éxito europeo en muchas otras ocasiones.

Quedó en segunda posición en cuatro ocasiones: Karina en 1971 con «En un mundo nuevo», Mocedades en 1973 con «Eres tú», Betty Missiego en 1979 con «Su canción» y la última vez, en 1995, con Conde.

Julio Iglesias conquistó la nada desdeñable cuarta plaza en 1970 con «Gwendolyne», al igual que Sergio Dalma en 1991 con «Bailar pegados», mientras que el grupo Bravo acabó tercero con «Lady, lady» en 1984 y las Azúcar Moreno quintas en 1990 con «Bandido».

  • ADIÓS A LA MALA RACHA:

La Gran Final de Turín saca a España de unos años en los que lo habitual era acabar a la cola.

En concreto, en los últimos seis años España parecía no levantar cabeza: Blas Cantó quedó el 24 el año pasado, Miki Núñez en el 22 en 2019, Amaia y Alfred los 23 en 2018, Barei la 22 en 2016 y Edurne la 21 en 2015.

Pero la pesadilla viene de lejos y los cantantes españoles saben lo que es quedar en último lugar: Remedios Amaya obtuvo «cero puntos» en 1983 con «¿Quién maneja mi barca)», Lydia en 1999 y más reciéntemente Manel Navarro en 2017 con «Do it for your lover».

En tiempos más remotos, durante el franquismo, Eurovisión relegó a su última posición a Víctor Balaguer y Conchita Bautista en 1962 y 1965, respectivamente.

Otros momentos para el olvido son la plaza 21 de Son de Sol (2005) y Las Ketchup (2006), la vigésima de D’Nash en 2007, la plaza 24 de Soraya Arnelas en 2009 o la 23 de Lucía Pérez en 2011, superados todos ellos por Rodolfo Chikilicuatre, décimo sexto en 2008.

  • EDICIONES DE MOMENTÁNEA FELICIDAD

No obstante en este larga travesía por el desierto también hubo momentos de alegría, como cuando David Civera puso a España sexta en 2001 con «Dile que la quiero».

Luego llegaría el «trienio triunfito»: Rosa López quedó séptima en 2002 con «Europe’s living a celebration», Beth octava con «Dime» en 2003 y Ramón décimo en 2004 con «Para llenarme de ti».

Y habría que esperar a 2012 para que Pastora Soler llevara a su país a la décima plaza con «Quédate conmigo», algo que solo se repitió dos años más tarde con Ruth Lorenzo, empatada en puntos con Dinamarca (novena). EFE

gsm/jhv/mmgv