Imagen logo de la OPI

Los palestinos lloran la muerte de la periodista Shireen Abu Akleh

 12 mayo, 2022

Ramala (Cisjordania), 12 may (EFE).- Entre ondeantes banderas palestinas, reclamos de justicia y gritos de «te redimimos, mártir», el cuerpo de la fallecida periodista Shireen Abu Akleh fue homenajeado este miércoles en una multitudinaria peregrinación por las calles de Ramala.

Su fallecimiento, que tuvo lugar esta mañana durante una redada del Ejército israelí en Cisjordania ocupada, ha convulsionado la región, donde era conocida por su extensa trayectoria periodística en la cadena catarí Al Yazira y considerada un referente en la zona.

Con las causas de su muerte aún por esclarecer, el cuerpo de Abu Akleh recorrió hoy distintas ciudades palestinas envuelta en los colores blanco, rojo, negro y verde de su bandera.

CORTEJO FÚNEBRE

Tras dos ceremonias fúnebres improvisadas en la ciudad de Yenín -donde un disparo en la cabeza acabó con su vida-, y luego en Nablus, donde se le practicó una autopsia, sus restos llegaron en ambulancia a Ramala, donde la esperaba una conmocionada multitud, que incluyó allegados y periodistas, que constataron entre lágrimas cómo su compañera se convertía hoy en la protagonista de una trágica noticia.

Dentro de la redacción de Al Yazira, en la que tantas veces redactó sus notas, incontables cajas de pañuelos habían sido colocadas en el lugar que normalmente ocupan los teclados de los ordenadores.

El cuerpo salió de la ambulancia sobre una camilla de madera, envuelto en la bandera y con coronas de flores. Tras un breve homenaje a las puertas del canal, fue cargado sobre los hombros de varios hombres que recorrieron las calles de la ciudad seguidos de una estela de gente que lloraba y aplaudía.

A su paso, los habitantes se asomaban desde sus ventanas ondeando banderas o filmando con sus celulares para despedir a la reconocida reportera, de la que solo se asomaban los pies, envueltos en medias blancas. Entre pancartas con el rostro de la reportera, la muchedumbre gritaba al unísono «gracias querida Shireen».

SUS AMIGOS LA LLORAN

“Todavía no puedo creer que haya muerto asesinada de esta manera, a manos de las fuerzas israelíes. Ella siempre se apegaba a los protocolos de seguridad, sabía cómo actuar en las zonas muy peligrosas, así que estoy segura que fue blanco de las fuerzas israelíes”, indicó Juman Quneis, una profesora de periodismo en la Universidad de Birzeit de 45 años y amiga cercana de Shireen desde hace dos décadas.

Vestida de oscuro y con el pelo envuelto en una pañoleta dorada, Quneis señaló que en sus clases usa como ejemplo el trabajo de Akleh, a quien describió como una persona «muy tímida, muy amable, muy cálida y muy muy honesta».

«No hay un periodista en Palestina que no la ame, ella era la mejor y una persona ejemplar”, aseveró sobre su amiga, quien no estaba casada y tenía pocos amigos porque «siempre estaba muy ocupada en el trabajo».

Para su compañero Wisam Hamad, productor de la cadena catarí, «la muerte de Shireen es una catástrofe no solo para Al Yazira sino para todos los medios y periodistas».

«Infinidad de jóvenes mujeres escuchaban a Shireen desde hace décadas y se hicieron periodistas por ella», agregó sobre la veterana reportera, una «gran influencia además de una gran persona».

Hamad culpó al Ejército israelí de su fallecimiento -al igual que la Autoridad Nacional Palestina-, y denunció que su muerte es un nuevo intento por silenciar a los medios y ocultar la verdad. «Este caso debe servir para motivar un cambio, algo que debe hacerse para proteger a los periodistas» palestinos, puntualizó.

CULPAN A ISRAEL

El periodista Ali Samudi, que se encontraba hoy junto a Abu Akleh y que recibió un disparo en la espalda durante la redada, también responsabilizó a las tropas israelíes y señaló que el disparo que mató a su compañera tuvo lugar en una zona en la que no había enfrentamientos armados con milicianos palestinos.

Esta versión fue rechazada por las autoridades israelíes, que inicialmente alertaron que «probablemente palestinos armados fueron los responsables» aunque luego el jefe del Estado mayor del Ejército advirtió que por ahora «no es posible determinar de quién fue el disparo».

Abu Akleh, de 51 años, nació en Jerusalén en 1971 y residía actualmente en Beit Hanina, en el Este ocupado de la urbe donde cientos de personas se congregaron hoy también en su domicilio para dar el pésame a la familia.

Tras culminar sus estudios universitarios en Jordania, la periodista volvió a los territorios palestinos para ejercer su profesión. Su llegada a Al Jazira se produjo en 1997, incluyó múltiples guerras y conflictos como la Segunda Intifada, y se extendió durante 25 años, hasta su muerte esta mañana.

Se prevé que mañana a las 11 hora local se celebre un funeral en la sede del gobierno de la Autoridad Nacional Palestina en Ramala, en el palacio de la Mucata y ante la presencia de su presidente, Mahmud Abás.

Su entierro está previsto para el viernes, en su natal Jerusalén. EFE

yo-pd/sga/mah