Imagen logo de la OPI

El PIB alemán perdería hasta el 12 % con un embargo al gas ruso, según un estudio

 11 mayo, 2022

Berlín, 11 may (EFE).- El Producto Interno Bruto (PIB) alemán perdería, en el peor de los escenarios, hasta un 12 % como consecuencia de una interrupción inmediata del suministro de gas ruso, según un estudio del Instituto de Estudios Macroeconómicos (IMK).

El 12 por ciento sería el resultado en caso de que los efectos sobre la producción y sobre la demanda sean especialmente fuertes.

En caso de que los efectos fueran menos contundentes el efecto sobre el PIB podría estar en una caída del 3,2 por ciento.

El estudio, realizado por el economista Tom Krebs, de la Universidad de Mannheim (suroeste del país), contempla dos escenarios: uno en el que la interrupción del suministro tendría un efecto sobre la producción que llevaría a corto plazo a una caída de entre el 3,2 % y el 8 %.

En un escenario más positivo, que parte del presupuesto de que se consigan de manera rápida alternativas al gas ruso, generaría una caída del PIB de entre el 1,2 % y el 3 %.

A ello habría que agregarle efectos sobre la demanda que podrían llevar a que el PIB bajara entre el 2,0 % y el 4,0 %.

Además, una interrupción inmediata de los suministros causaría daños a largo plazo pues reduciría el potencial productivo y debilitaría los pilares del crecimiento.

El estudio también advierte que podría haber fuertes repercusiones sobre el mercado laboral y un aumento del paro que difícilmente podría compensarse con instrumentos habituales como la jornada reducida subvencionada.

La recuperación posterior podría ser lenta y el estudio señala que la rápida recuperación que tuvo la economía alemana tras 2009 es la excepción y no la regla en las grandes crisis.

El estudio advierte que los cálculos sobre las repercusiones de una interrupción del suministro del gas tienen un margen de inseguridad superior al de otros estudios económicos.

Cerca de la mitad del gas que se consume en Alemania, como fuente de energía o como materia prima, proviene de Rusia.

Esa dependencia ha llevado a que Alemania sea reacia a imponer un embargo de gas a Rusia y a que el Gobierno esté buscando fórmulas para diversificar las fuentes de suministro y acelerar el desarrollo de las energías renovables. EFE

rz/jam/rml