Imagen logo de la OPI

UE: «Brasil habrá hecho lo suficiente cuando la deforestación se acabe»

 01 mayo, 2022

Sao Paulo, 1 may (EFE).- El comisario europeo de Medioambiente, Virginijus Sinkevicius, afirmó este sábado que la tendencia de deforestación en la Amazonía este año es «muy preocupante» y que el Gobierno de Brasil solo habrá hecho lo «suficiente» cuando consiga acabar con ella.

«2021 fue un año récord de deforestación» en la Amazonía, el mayor bosque tropical del planeta, y «vemos un 2022 todavía peor», dijo Sinkevicius en declaraciones telefónicas a Efe en Sao Paulo. «Definitivamente las tendencias no son buenas», agregó.

«A pesar de los esfuerzos, necesitamos tomar acciones inmediatas y encontrar la forma de adoptarlas de forma inmediata para invertir esa tendencia», completó.

El comisario de la Unión Europea (UE) concluyó este sábado una intensa visita oficial a Brasil que lo llevó a Manaus, Brasilia y Sao Paulo, donde se reunió con diversas autoridades, representantes de la sociedad civil y miembros de comunidades indígenas de la región amazónica.

Este sábado se encontró con el ministro de Medioambiente brasileño, Joaquim Leite, con quien trató, entre otros asuntos, la tala ilegal en la Amazonía brasileña, donde se encuentra un 60 % de la superficie total de este rico y vasto ecosistema.

«Hay margen para la cooperación, para trabajar juntos y asegurarnos de que la deforestación pare», expresó Sinkevicius.

Asimismo, consideró que «existen medios» para acabar con la deforestación, cuyos niveles se han disparado en Brasil desde que asumió el poder, en 2019, Jair Bolsonaro, quien defiende la explotación de los recursos minerales de la Amazonía y ha recortado sucesivamente el presupuesto de los organismos medioambientales.

«Brasil tiene una vasta experiencia que ya funcionó bien (en el pasado). Mira los datos de 2004 y 2005. Brasil consiguió bajar los índices de deforestación, aumentar la exportación de productos agrícolas y aumentar el comercio internacional», señaló el alto representante europeo.

El Gobierno de Brasil se comprometió en la pasada COP-26 de Glasgow (Escocia) a eliminar la deforestación ilegal hasta 2028.

Sin embargo, por otro lado, la Administración de Bolsonaro ha promovido, entre otras medidas legislativas que han sido tachadas de «antiecologistas» por la sociedad civil, un proyecto de ley que permitiría la explotación minera en reservas indígenas.

«Eso sería un paso atrás en los compromisos que Brasil asumió en la COP-26», sostuvo Sinkevicius.

La UE, dijo el comisario, está dispuesta a «apoyar técnicamente» a Brasil en esa misión de acabar con la deforestación, que se suma además al problema de los incendios cuando llega la época seca en la Amazonía y a las invasiones de tierras por parte de mineros y taladores ilegales.

«Pero es nuestra responsabilidad garantizar que nuestro mercado de consumo no promueva la deforestación. Hay una propuesta legislativa que nos permitirá garantizar que no haya espacio en el mercado europeo para productos asociados a la deforestación», apostilló.

En este contexto, cree que la agenda medioambiental del Gobierno de Bolsonaro «no es el mayor» obstáculo, pero «sí juega un papel importante» a la hora de la ratificación definitiva del acuerdo comercial entre Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y la UE, lo que aún no se ha producido.

La próxima parada de Sinkevicius, quien antes de llegar a Brasil estuvo en Colombia, será Argentina, penúltima escala de su gira por Suramérica, que terminará el 4 de mayo en Uruguay. EFE

cms/ag/rrt