Imagen logo de la OPI

Arcade Fire vuelve a correr por las venas de los escenarios de Europa

 01 mayo, 2022

Londres, 1 may (EFE).- El rock barroco de Arcade Fire vuelve a correr por las venas de los escenarios de Europa. «We», el sexto álbum de la banda, ya es una realidad que Win Butler y los suyos sueltan a cuentagotas y cuya última píldora ha aterrizado en Londres.

«Han sido dos años muy jodidos», reconoció Butler en el escenario de la sala Koko, una de las más míticas de Londres, en el corazón del barrio de Camden.

Ese fue el sitio escogido por la banda canadiense para volver a tocar en Europa tras casi cuatro años fuera del Viejo Continente. Casi cuatro años después de que la gira de «Everything Now» les trajera a Europa.

Ahora es «We», cuya fecha de lanzamiento es el próximo 6 de mayo, el que empieza a esparcirse por los repertorios de la banda y empieza a mezclarse con los clásicos como «Tunnels», «Afterlife y Reflektor», el que empieza a tener una voz real dentro del imaginario de Arcade Fire, que prepararon a conciencia su primer aterrizaje en Londres desde abril de 2018.

Entonces fue Wembley el lugar escogido para un baño de multitudes, pero no era eso lo que buscaban esta vez los de Montreal, que apartaron la magnitud del templo del fútbol inglés por un Koko mucho más coqueto y con un mayor simbolismo, puesto que esta supuso su apertura tras tres años cerrado.

Un proceso de reformas y un incendio estuvieron cerca de terminar con una sala que vio entre sus paredes a The Rolling Stones, a Madonna, Elton John, Iron Maiden y The Clash, además de ser donde Bon Scott, de AC/DC, tocó por última vez antes de su muerte por intoxicación alcohólica en 1980.

Un lugar icónico para que Arcade Fire pusiera la maquinaria a funcionar. Ni una canción tardó Butler en fundirse con el público. Pero literal. El cantante se bajó a la platea de la sala para comenzar a cantar «Age of Anxiety I», un de las canciones incluidas en «We» y que ya han dejado ver en los conciertos que han dado en el inicio de año por Estados Unidos.

Entre los rayos láser de Régine y el paso acelerado de Butler, se filtraron algunas de las mejores canciones de la banda, como el cañón de «Ready to Start», la intimidad sonora de «My Body is a Cage» y una «The Suburbs» que gana aún más relevancia en un momento como el actual.

«¿Entiendes ahora/por qué quiero tener una hija siendo joven?/Para poder cogerla de la mano/Y enseñarle toda esta belleza/Antes de que nos los carguemos», cantó Butler desde el piano.

Sonó en Koko «Sprawl II», amenizada por los bailes poseídos de Regina, «Wake Up», interminable en los coros, y «Rebellion (Lies)», con la fuerza de desgañitarse con el estribillo. Todo para culminar con Butler abrazado a su acústica y mostrando por primera vez al público su última creación. Una «End of the Empire» que toca el lado más sensible de la banda y que fue interpretada por primera vez en directo.

Con su broche, Arcade Fire confirma su vuelta a la carretera europea y deja inaugurada una sala Koko que, después del terremoto canadiense, ya está preparada para lo que le echen. EFE

msg/lab