Imagen logo de la OPI

Kenia y Sudáfrica, tierras de oportunidades comerciales para España

 17 abril, 2022

Nairobi, 17 abr (EFE).- Sectores como las energías renovables, el agua y el transporte definen las oportunidades comerciales de España en dos de sus principales socios africanos, Sudáfrica y Kenia, si bien sus marcos legales y los de todo el continente deben ganar seguridad, según la secretaria de Estado de Comercio española, Xiana Méndez.

«El comercio que tenemos con África es mucho mayor que el que tenemos con el continente latinoamericano», aunque los países africanos siguen sin ser el principal destino de la inversión española, subrayó en una entrevista con Efe en Nairobi Méndez, al término de un viaje oficial entre el 5 y el 8 de abril con parada en esas dos naciones.

En efecto, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio, las exportaciones españolas a América Latina en 2021 sumaron 14.550 millones de euros, por detrás de los 18.502 millones que representaron las exportaciones a África.

Durante la visita a dos de los países con los que España comparte «mayor flujo comercial y mayor flujo de inversión», Méndez se reunió tanto con altos representantes de ambos Gobiernos como con las empresas españolas afincadas allí para «profundizar en un marco legal más estable y más claro y crear oportunidades de negocio», detalló la economista.

LA ENERGÍA, UN SECTOR CLAVE

Tanto Kenia como Sudáfrica comparten con España el interés por desarrollar el sector de las energías renovables y ambos países africanos «han invertido muchísimo en la descarbonización gradual» de sus sectores energéticos, priorizando las energías «fotovoltaica, termosolar y eólica» fundamentalmente, señaló Méndez.

Un buen ejemplo fue la inauguración en Kenia en 2019 del mayor parque eólico de África, ubicado cerca del Lago Turkana en el norteño condado de Marsabit.

El país, uno de los centros tecnológicos y sexta economía del continente, cuenta también con importantes plantas geotérmicas y proyectos de energía solar.

Según Méndez, estos sectores serán el foco en la reforma del Programa Financiero Bilateral que firmaron en 2009 ambos países para financiar proyectos ejecutados por empresas españolas.

En Sudáfrica, el segundo destino de inversión española en el continente y el cuarto en exportaciones, «los sectores de oportunidad más evidentes son las energías renovables, el agua y las infraestructuras de transporte», con un crecimiento de la inversión española durante los últimos años en el primero.

De hecho, según la secretaria de Estado, en este país «un poco más del 30 % de la capacidad instalada de energías renovables la ha hecho una empresa española o se ha hecho con una empresa española».

Sudáfrica, sin embargo, «necesita invertir mucho más en energía para tener una industria competitiva y también para fortalecer su cohesión territorial y disminuir la desigualdad en términos de acceso a la electricidad».

En el país, persisten los ‘loadshedding’ («quitar carga», como se conoce en Sudáfrica a los cortes de luz rotativos para evitar el colapso total de la ineficiente red eléctrica manejada por la empresa pública Eskom), que han frenado la recuperación económica tras la covid-19 y otras crisis.

España no solo puede compartir con Sudáfrica experiencias como líder en el ámbito de las renovables, sino también en el desarrollo de las colaboraciones público privadas para impulsar su sector de las infraestructuras, donde ese modelo concesional «por el que España es hoy referencia en el mundo» representa solo un 2 %.

MAYOR INVERSIÓN E INTEGRACIÓN

«África necesita ganar competitividad, necesita invertir en más talento humano y sobre todo en infraestructuras de transporte que aumenten la conectividad y permitan una mayor integración económica», subrayó Méndez.

Según la secretaria, la fragmentación de los mercados hace que el continente «no pueda explotar economías de escala y no pueda ser tan competitivo como economías europeas o como economías enormes en Asia».

África abrió la puerta al cambio en enero de 2021, cuando entró en funcionamiento el Acuerdo de Libre Comercio Continental Africano (AfCFTA), que reducirá los aranceles en un 90 % de los productos y creará el mayor mercado único de productos y servicios del mundo, si bien expertos han advertido que no beneficiará por igual a todos los países.

Esta no es solo una buena noticia para África, sino también para España y para la Unión Europea, porque «en la medida en que queremos comerciar y establecer cadenas de valor con el continente africano necesitamos que sean competitivas», argumentó la secretaria.

Además, para la secretaria, frente al conflicto en Ucrania y la necesidad de diversificar las fuentes de energía para Europa y España, África tiene «potencial» como alternativa, «tanto desde el punto de vista de la geopolítica (sobre todo en el norte del continente) como de la proximidad».

ACOMPAÑAR A LA EMPRESA

Según la entrevistada, para aumentar la internacionalización del sector privado español en África, es prioritario «acompañar a la empresa privada para reducir el riesgo de esa inversión» a través de las oficinas comerciales españolas (ICEX) y otras herramientas.

Además, «por parte de los gobiernos africanos es fundamental que fortalezcan la seguridad legal y un clima de negocios que sea atractivo (…) para atraer inversión extranjera».

La gira africana de la secretaria de Estado de Comercio se enmarca en la estrategia Horizonte África, que pretende reforzar las relaciones comerciales entre España y el continente.

«Todo lo que redunde en competitividad y desarrollo económico de África -concluyó la economista- es positivo para España y para la Unión Europea». EFE

pa-lbg/mrgz/amg