Imagen logo de la OPI

Con rosas blancas y música aficionados dan el último adiós a Freddy Rincón

 17 abril, 2022

Cali (Colombia), 17 abr (EFE).- Miles de aficionados le dieron este sábado en Cali el último adiós a Freddy Rincón, el exfutbolista que dejó su impronta en selecciones colombianas y quien falleció el miércoles pasado luego de sufrir un accidente de tráfico en esa ciudad del suroeste de Colombia.

El féretro de Rincón estuvo hoy desde las primeras horas de la mañana en un costado del estadio Pascual Guerrero de Cali en donde familiares, amigos, jugadores, dirigentes y aficionados del fútbol acompañaron al exjugador del Real Madrid y del Nápoles italiano.

Los admiradores de ‘el Coloso’ comenzaron a entrar al Pascual Guerrero segundos después de que se abrieran las puertas del estadio que se cerraron horas después, cuando el cortejo fúnebre partió hacia el cementerio Metropolitano del Sur.

La camioneta en la que se movilizaba el exjugador de la selección colombiana se estrelló la madrugada del lunes contra un autobús de servicio público en cercanías del estadio Pascual Guerrero de Cali.

Rincón, de 55 años de edad, fue ingresado a la Clínica Imbanaco por un trauma craneoencefálico severo por lo que fue sometido a una cirugía que duró dos horas y 45 minutos tras lo cual se agravó hasta morir.

FLORES, AMIGOS Y SEGUIDORES

Lo de este sábado fue la continuación de las despedidas al exjugador de los clubes brasileños Palmeiras, Santos y Cruzeiro, porque el viernes estuvo en Buenaventura en cámara ardiente en el coliseo deportivo Renato Batalla.

Además, en un carro de bomberos el cuerpo recorrió varias calles de la ciudad que lo vio nacer, mientras era seguido por una caravana de hinchas que se movilizaban en carros, motocicletas, en bicicleta y en ocasiones a pie.

Y hoy el féretro de Rincón, sobre el cual reposaba la bandera de Colombia, estuvo flanqueado por coronas de flores blancas, mientras que la gente copó la tribuna dispuesta para acompañar a quien les dio alegrías con los goles que marcó cuando estuvo en Santa Fe y en el América de Cali.

Y sobre todo con aquel que marcó y con el que Colombia igualó 1-1 con Alemania en el Mundial de Italia 1990. Ese empate le permitió a la selección cafetera clasificarse por primera vez a los octavos de final de un Mundial.

Los organizadores del tributo de despedida dispusieron de seis guardias que acompañaron a Rincón. La primera estuvo a cargo de la Policía, la segunda del Ejército y la tercera la integraron exfutbolistas y directores técnicos que tuvieron que ver de una u otra forma con ‘el Coloso’.

Por eso allí estuvieron los técnicos Jorge Luis Pinto, Francisco Maturana, Alexis Mendoza, Leonel Álvarez, Juan Carlos Osorio, al igual que exjugadores como Óscar Córdoba, Farid Mondragón, Víctor Aristizábal, Harold Lozano, René Higuita, Miguel Guerrero, Faustino Asprilla y Edison Mafla, entre otros.

Mientras cada guardia acompañaba el cuerpo y daba el pésame a los familiares de Rincón sonaban cánticos fúnebres propios de esta región colombiana conocidos como «alabaos».

Tampoco faltó el sonido particular de la marimba y otros cantos religiosos que hicieron referencia al fugaz paso de una persona por lo terrenal. También hubo una eucaristía en la que se recordó a Rincón.

La cuarta guardia la conformaron los hijos -Sebastián Rincón y Freddy Stiven Rincón- y otros familiares del exjugador, del que Maturana dijo que «cuando vengan los extraterrestres, van a leer la historia del fútbol de Colombia y se van a encontrar con muchas personas que merecen un reconocimiento, y entre ellas está Freddy Rincón».

LA HUMILDAD HECHA GRANDEZA

En su intervención Maturana dijo que Rincón es «un patrimonio nacional y del mundo. Ojalá que no se nos olvide quién es Freddy Rincón».

Recalcó que cuando el espigado jugador fue llamado a la selección colombiana «llegó un ser humano que juega fútbol» y que también apareció «una luz que alumbraba muchísimo pero que no opacaba a ninguno».

«(Rincón) los hace mejores, y ellos hacen mejor a Freddy y el equipo se convierte en una familia», recalcó Maturana.

Por su lado, Pinto, con el que Rincón debutó en Santa Fe como profesional en 1986, aseguró en medio de lágrimas que el «Coloso» transformó la humildad en grandeza».

Al ponerlo de ejemplo para las generaciones actuales y futuras Pinto dijo que nunca ha tenido otro jugador con la capacidad de trabajo y dedicación como la del exvolante.

Con estos actos, Colombia despidió a ‘el Coloso’ que vistió la casaca colombiana en tres mundiales y en tres ediciones de la Copa América.

Rincón nació el 14 de agosto de 1966 en Buenaventura, el principal puerto de Colombia en el Pacífico. Allí comenzó a jugar descalzo en el equipo aficionado Atlético Buenaventura.

De allí pasó a Independiente Santa Fe en donde comenzó a demostrar su condición física y futbolística, las mismas que lo llevaron a lugares que ni él mismo llegó a sospechar y que lo convirtieron en leyenda, incluso, estando vivo. EFE

egr-ocm/hbr