Imagen logo de la OPI

El Pompidou Málaga reflexiona sobre las formas de relacionarnos con el tiempo

 08 abril, 2022

M{alaga 8 abr.- El Centro Pompidou de Málaga invita al espectador a reflexionar sobre las distintas formas individuales de relacionarnos con el tiempo en su nueva colección semipermanente, que estará instalada en sus salas hasta el 15 de octubre de 2023.

A través de 114 piezas, entre lienzos, esculturas o videocreaciones, de noventa creadores, la exposición propone «un viaje libre y abierto» en el que hay temas «transversales» como el lugar de la mujer en la sociedad, la relación con las personas mayores y los niños o una mirada crítica hacia la sociedad capitalista y de consumo, ha señalado este jueves en la presentación la comisaria, Valentina Moimas.

Giacometti, Rodchenko, Derein, Picabia, Kupka, Léger, Braque, Matisse, Cocteau, Miró, Max Ernst, Picasso, Philippe Starck o Doisneau son algunos de los nombres de la extensa nómina de artistas que firman esta selección de piezas pertenecientes a la colección del Centro Pompidou de París.

Según Moimas, esta muestra ha nacido de la «convicción» de que, tras los meses de pandemia, «cada niño y cada adulto de cualquier lugar ha tenido que construir una relación diferente con el tiempo, al no disponer de ese tiempo según lo habitual».

«En este nuevo equilibrio ha cambiado también el tiempo dedicado a uno mismo, y para algunos ha sido para la reflexión, para otros para hacer balance de su vida y para algunos para descubrir nuevos intereses», ha añadido la comisaria.

La exposición se divide en seis secciones, la primera de ellas dedicada al tiempo de ocio, donde se recuerda que las actividades que se desarrollan en lo que se denomina «tiempo libre», el que queda después de cumplir con las obligaciones, están sustentadas por lógicas de consumo y sometidas a las modas.

La segunda sección es la del tiempo de las vacaciones, que catalizan las expectativas de un periodo sin obligaciones, y las obras de este apartado revelan la belleza de los paisajes vacacionales y su potencial de evasión, aunque a veces muestran con ironía la otra cara de la moneda y lo artificial de esa visión idílica.

El recorrido prosigue por el tiempo de la introspección, apartado en el que se denuncia cómo la sociedad capitalista, donde se impone la productividad, no reconoce ninguna utilidad a las personas mayores, y cómo el espacio doméstico, asociado durante mucho tiempo a las mujeres, acoge actividades menospreciadas por carecer de valor productivo, ha afirmado Moimas.

A continuación, el tiempo de los intersticios aborda el sueño, un momento para la evasión del alma, y las obras aquí expuestas tratan momentos de transición o de descanso en la vida cotidiana.

El penúltimo apartado es el del tiempo interior, en el que los recuerdos, imágenes y deseos se mezclan en la mente y causan un momento de ensoñación, y sus obras plantean una exploración de los misterios de la existencia, de sus vacilaciones y de su inestabilidad.

Por último, «tras un viaje a lo más hondo de nuestra interioridad», la sexta sección es la del tiempo de la confrontación con lo cotidiano, cuando las personas, «desorientadas, buscan referencias y se ven obligadas a enfrentarse a una relación metamorfoseada e incómoda con el entorno», ha añadido la comisaria.

Por su parte, la directora adjunta del Centro Pompidou de París, Brigitte Leal, ha anunciado que, durante las obras de restauración del edificio de la institución francesa, que cerrará «durante dos o tres años», la sede de Málaga «representará al Centro Pompidou en el extranjero».

«El Centro Pompidou de París es un edificio antiguo, que abrió en 1977, y necesita una renovación técnica importante», ha señalado Leal en su última visita oficial a Málaga antes de su próxima jubilación.

Ha añadido que, aunque la instalación parisina también tiene otra sede en Metz (Francia) «con mucho éxito», Málaga «seguirá representando en Europa a la colección del Centro Pompidou». EFE

jlp/vg/fg