Imagen logo de la OPI

Dolor.in: identificar y tratar el dolor infantil de forma multidisciplinar

 04 abril, 2022

Valencia 4 abr.- Entre el 15 y el 20 por ciento de la población pediátrica sufre dolor, en ocasiones de forma crónica, y es necesario identificar y tratar de forma multidisciplinar este problema porque si no se hace en la infancia «el dolor futuro, cuando se es adulto, puede ser peor».

Porque «el dolor no es cosa de niños» y al considerar que el tratamiento del dolor infantil es el «gran olvidado» de la atención sanitaria española y que había una «laguna de atención en este campo», ocho mujeres de distintas especialidades impulsaron la asociación Dolor.in con la ayuda de la Fundación Mutua Levante.

En la actualidad, Dolor.in está formado por una anestesióloga, una pediatra, una farmacéutica hospitalaria, una enfermera pediátrica, una psicopatóloga perinatal e infantil, dos fisioterapeutas, una matrona, una psicopedagoga y una psicóloga.

Su experiencia en los distintos campos les ha llevado a diseñar un programa de atención multidisciplinar que les permite tratar de forma integral e individualizada el problema del dolor de cada uno de los menores, tanto bebés como niños y niñas o adolescentes.

DOLOR INFANTIL

La entidad nació en octubre de 2019, pocos meses antes del inicio de la pandemia, para «corregir una situación que cada año afecta a miles de niños, que en algún momento se enfrentan a procedimientos sanitarios que suponen intervenciones dolorosas, como las vacunas o las inyecciones», según fuentes de Dolor.in.

«El dolor no es cosa de niños», afirma la anestesista Tania García Abre, quien asegura que no se puede negar que el dolor infantil existe y es importante identificarlo y tratarlo.

«El dolor en niños no es igual que el dolor en adultos, pero esos niños son los adultos del futuro y tenemos que trabajar porque vivan sin dolor y puedan disfrutar de su infancia», asevera.

Ana Mínguez, farmacéutica hospitalaria, señala que al ser profesionales de distintos ámbitos pueden aplicar al menor distintas pautas de tratamiento con el fin de mejorar la calidad de vida de un niño que sufre dolor.

A juicio de María Jesús Vidorreta, enfermera pediátrica, en ocasiones no se trata de aplicar un tratamiento sino «una forma de comportamiento, unas estrategias a seguir para llegar a una vida lo mejor posible para el menor».

«Somos una asociación especial y diferente porque entre todas vemos, en conjunto, lo que es la patología del menor», indica para añadir: los niños «tienen un dolor que muchas veces es mal expresado y mal identificado, y queremos sacarlo a la luz para poder tratarlo».

Patri Morán (fisioterapeuta), que asegura que Dolor.in es un proyecto «maravilloso y multidisciplinar», señala que los padres acuden a ellos buscando que el niño sea más funcional y tenga menos dolor: «Solucionando el dolor podemos ayudar al movimiento y que tenga una mejor calidad de vida».

POR QUÉ DOLOR.IN

Tania García afirma que, a nivel personal, sentía que el dolor «no estaba bien llevado» en los niños y en el Boston Children Hospital descubrió cómo se trataba en la edad pediátrica el dolor crónico, que tiene un aspecto físico pero también otros muchos aspectos.

Hasta los 4 años, un niño recibe un mínimo de 20 inyecciones para vacunas, señala para añadir que tiene pacientes adultos que acuden a su consulta con miedo a las agujas; a su juicio, eso se debe a que han estado «pinchando a los niños sin utilizar técnicas sencillas que pueden hacer disminuir su sensación de dolor».

Considera que, a veces, es complicado que los padres identifiquen en sus hijos el dolor crónico y en España va en ocasiones asociado a frases como «es dolor de crecimiento», «si te quejas eres un llorica» o «no te quejes, que no te duele». «A lo mejor, niños que están enfadados, tristes o no quieren relacionarse es porque tienen dolor», indica.

Ana Mínguez explica que decidieron unirse y constituir Dolor.in tras observar que existe una «laguna de atención» en este campo y ante unas tasas de dolor infantil que son muy elevadas, y considera que es importante entender el contexto del dolor de ese niño.

Según explica, trabaja desde hace años en una unidad de dolor crónico de adultos en la que ven a adolescentes que refieren que han sufrido dolor durante muchos años.

A juicio de Pura Alamar (psicopedagoga), cuando los padres se encuentran que tienen un hijo con dolor crónico «muchas veces no saben pedir ayuda», algo que se les puede ofrecer en Dolor.in, donde se trabaja con la estructura familiar porque es muy importante abordar de forma global cómo afecta el dolor infantil al resto de la familia.

Dolor.in, que desarrolla su actividad en el Centro Banner de València, está formado en la actualidad por Tania García Abre (anestesista); Ana Minguez Martí (farmacéutica hospitalaria); María Jesús Vidorreta (enfermera pediátrica); y Guillermina Sierra Blanes (Pediatra).

También por Gemma Ruiz Perez (psicologa y psicopatóloga perinatal e infantil); Patri Morán Pascual (fisioterapéuta); Mónica Gómez Moreno (matrona); Pura Alamar Barrachina (psicopedagoga); Bibiana Badenes (fisioterapéuta) y María José Jorques Infante (psicóloga).