Imagen logo de la OPI

Argentina pide a R. Unido diálogo y abandonar presencia militar en Malvinas

 03 abril, 2022

Buenos Aires, 3 abr (EFE).- Argentina insistió este sábado en su reclamo de soberanía sobre las islas Malvinas al conmemorar el 40 aniversario del inicio de la guerra con el Reino Unido por el archipiélago del Atlántico Sur, y solicitó a Londres reanudar el diálogo y abandonar su presencia militar en las islas.

El presidente argentino, Alberto Fernández, encabezó el acto oficial en el Museo Malvinas para conmemorar el Día del Veterano y de los Caídos en el conflicto de 1982 que enfrentó a Argentina con el Reino Unido.

Fernández pidió al Reino Unido que cumpla con las resoluciones de Naciones Unidas, y exigió una «solución negociada y pacífica».

«Solicitamos también que el Reino Unido abandone la injustificada y desmedida presencia militar en esas islas que no hace más que traer tensión a una región caracterizada por ser una zona de paz y cooperación internacional», agregó el mandatario.

Los dos países se enfrentaron por la soberanía de Malvinas, ocupadas por el Reino Unido desde 1833, en una guerra que se inició el 2 de abril de 1982, con el desembarco de tropas argentinas en el archipiélago, y concluyó en junio de ese año con su rendición ante las fuerzas británicas.

En el conflicto bélico murieron 255 británicos, 3 isleños y 649 argentinos.

Desde el fin de la guerra, el Reino Unido se niega a retomar las negociaciones con Argentina, pese a los reiterados llamados al diálogo por parte de Naciones Unidas y otros foros internacionales.

El jefe de Estado destacó que «la cuestión Malvinas es una política de Estado» y remarcó que las islas «fueron, son y serán argentinas» y que jamás «cederán sus reclamos».

SOLUCIÓN NEGOCIADA Y PACÍFICA

Argentina reitera «su búsqueda de una solución negociada y pacífica a la disputa de la soberanía, porque tenemos un objetivo irrenunciable de recuperar el ejercicio pleno de soberanía sobre nuestras islas Malvinas, y seguiremos trabajando en el marco del más profundo respeto al derecho internacional, para recuperar lo que nos corresponde», resaltó.

Fernández también señaló que el desembarco de tropas argentinas en Malvinas fue una decisión de la dictadura militar (1976-1983) y que se hizo «a espaldas del pueblo» contrariando la larga tradición diplomática argentina de negociar.

El presidente argentino subrayó «el horror por la terrible e irresponsable decisión de una dictadura que mandó a la muerte a centenares de compatriotas que con valentía y coraje defendieron esa soberanía argentina».

En el inicio de su discurso, el mandatario dirigió un agradecimiento a los excombatientes presentes, al tiempo que brindó tributo a los oficiales de las Fuerzas Armadas «que dignamente pelearon en Malvinas».

«Sentimos orgullo por nuestros combatientes, nuestros caídos y por nuestro legítimo derecho de soberanía. De todos ellos por haber dejado una huella imborrable en la historia grande de nuestro país», dijo el mandatario.

Tras un minuto de silencio para conmemorar a los caídos, el jefe de Estado entregó medallas conmemorativas a excombatientes, veteranas y familiares en el Museo Malvinas, ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), sitio donde funcionó un centro clandestino de detención durante la última dictadura militar (1976-1983).

En el acto también estuvieron presentes los expresidentes de Bolivia, Evo Morales; Paraguay, Fernando Lugo, y Uruguay, José «Pepe» Mujica, a los cuales Fernández agradeció por su apoyo.

A este acto no asistió la exmandataria y actual vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, también titular del Senado, que horas más tarde encabezó junto con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, un acto de homenaje a excombatientes que trabajan en el Palacio Legislativo.

HOMENAJES A LOS CAÍDOS

En las vísperas de este aniversario, se realizaron en diferentes puntos del país distintos actos conmemorativos.

El más destacado fue la tradicional vigilia que esperó la llegada de la hora cero del 2 de abril, teniendo como lugar central la ciudad austral de Río Grande, en Tierra del Fuego, considerada por ley como «la Capital Nacional de la Vigilia».

Los exsoldados fueron acompañados por una gran multitud que efectuó un minuto de silencio para homenajear a los caídos.

De acuerdo con el reclamo de soberanía argentina, la provincia de Tierra del Fuego tiene jurisdicción sobre el archipiélago, la Antártida y las islas del Atlántico Sur.

Mientras que Río Grande fue una de las ciudades más comprometidas con la gesta, ya que cumplió con un rol estratégico y sus ciudadanos albergaron a excombatientes que se preparaban para embarcar con rumbo hacia las Malvinas.

Dirigentes de todo el arco político, tanto de la oposición como del oficialismo, expresaron este sábado en sus redes sociales diversos mensajes en homenaje a los caídos y veteranos en los que reafirmaron el reclamo argentino sobre las islas. EFE

aam/laa