Imagen logo de la OPI

La Ópera de París recauda 300.000 euros en un concierto solidario por la paz

 28 marzo, 2022

París, 28 mar (EFE).- La Ópera Nacional de París recaudó este domingo 300.000 euros en un concierto solidario «por la paz» que rindió homenaje al pueblo ucraniano tras la invasión de Ucrania lanzada el pasado 24 de febrero por el régimen de Vladímir Putin.

Alrededor de 1.900 personas abarrotaron la sala principal del Palacio Garnier para disfrutar del recital que ofreció la orquesta y el coro de la Ópera Nacional parisina bajo la dirección musical del maestro italiano Carlo Rizzi y la dirección coral de la taiwanesa Ching-Lien Wu.

El «Concierto por la Paz» recaudó fondos en beneficio del colectivo Alianza Urgencias de Ucrania que incluye algunas ONG como Acción Contra el Hambre, CARE, Handicap Internacional, Médicos del Mundo, Plan Internacional y Solidaridad Internacional.

El escenario recibió a los espectadores con una gran lona blanca en la que aparecía proyectada una paloma blanca de la paz.

La actuación comenzó con la soprano ucraniana Liudmyla Monastyrska, que interpretó junto a la orquesta la obertura «Pace, pace mio Dio (Paz, paz Dios mío)» de la ópera La Fuerza del Destino, de Giuseppe Verdi.

Monastyrska se volvió a subir al escenario otras dos veces, una para interpretar la emblemática «Casta Diva», de Vicenzo Bellini, y otra para «Va pensiero», de la ópera Nabucco de Verdi, con el resto de artistas de numerosas nacionalidades que actuaron a lo largo de la noche de manera benévola.

Durante las dos horas que duró el concierto, el público también vivió varios momentos más íntimos en los que los pianistas Olga Dubynska, Elena Bonnay, Ryoko Hisayama y Jean-Yves Sebillotte acompañaron a los tenores Russell Braun, John Daszak y a las contraltos Marie-Andrée Bouchard-Lesieur y Emanuela Pascu.

España hizo un pequeño acto de presencia cuando los bailarines Katerina Kukhar y Alexander Stoyanov interpretaron el ballet «Pas de deux» de la ópera de Georges Bizet «Carmen», ambientada en la Sevilla de principios del siglo XIX.

Sin embargo, el momento más aplaudido del espectáculo fue con la actuación de la bailarina Dorothée Gilbert, que interpretó «La Muerte del Cisne», del francés Camille Saint-Saëns, acompañada al piano de Hisayama y del violonchelista Aurélien Sabouret.

Tras el último tema, todos los participantes salieron a saludar acompañados de dos grandes banderas de Ucrania. El público se despidió en pie de los intérpretes aplaudiendo durante varios minutos.

«En el contexto actual, un concierto para la paz puede resultar insignificante. Por ello, es importante que, en todo el mundo, instituciones, artistas, mujeres y hombres de buena voluntad se movilicen para afirmar su deseo de vivir en paz», afirma el director general de la Ópera, Alexander Neef, en el libreto del espectáculo. EFE

jmc/mgr/fp