Imagen logo de la OPI

Rubens, Van Dyck y el barroco genovés protagonizan una exposición en Roma

 27 marzo, 2022

Roma, 27 mar (EFE).- El arte de los pintores flamencos Pedro Pablo Rubens y Anton van Dyck, y el barroco genovés de los siglos XVII y XVIII protagonizan una exposición en Roma, que abre hoy al público y que pretende ser una inmersión en una de las épocas más fructíferas de la historia de Génova.

La muestra se titula «Superbarocco. Arte en Génova de Rubens a Magnasco», está comisariada por Piero Boccardo, Jonathan Bober y Franco Boggero, y se podrá ver hasta el 3 de julio en las Escuderías del Quirinal de Roma, las antiguas caballerizas del Palacio del Quirinale -este palacio es actualmente sede la Presidencia de la República italiana-.

«Los milagros del Beato Ignacio de Loyola», de Rubens, o un retrato de Giovan Carlo Doria, el mayor mecenas del siglo XVII en Génova, también de Rubens, son algunas de las obras que se pueden ver, junto con un retrato del duque genovés Agostino Pallavicini realizado por Van Dyck, el cuadro «San Carlos Borromeo recibiendo a los oblatos» de Alessandro Magnasco y «Retrato de una dama», atribuido a Domenico Parodi.

En total, más de 120 obras de arte, la mayoría pinturas, pero también esculturas y objetos decorativos, que habitualmente se conservan en los principales museos del mundo o forman parte de colecciones privadas exclusivas, y que por unos meses han prestado sus tesoros a la capital italiana.

La exposición busca ofrecer un viaje por la gloriosa edad de oro del arte genovés, que comenzó a principios del siglo XVII y se prolongó hasta mediados del XVIII, y que se considera uno de los periodos más formidables de la historia del arte de todos los tiempos.

En aquella época, Génova vivía un periodo brillante desde el punto de vista económico, cultural y artístico, y sus nobles gustaban de invertir en espléndidos palacios, preciosas iglesias, bellos frescos, exquisitas pinacotecas y delicadas estatuas de mármol.

Un rico patrimonio que mostraba el lujo y el esplendor de las familias adineradas del momento y que ahora se puede ver en esta muestra, organizada por las Escuderías del Quirinal de Roma y la Galería Nacional de Arte de Washington, en colaboración con el Ayuntamiento de Génova y los Museos de Génova.

De hecho, la colección iba a tener una primera parada el pasado otoño en Washington, pero la pandemia y el incremento de contagios lo impidió.

El ministro italiano de Cultura, Dario Franceschini, destacó que es «un importante homenaje a la capital de Liguria» y consta de «una espléndida selección de obras maestras que atestiguan el período de éxito de la ciudad en el siglo XVII».

«El objetivo es ofrecer a los visitantes un itinerario que parte del papel internacional clave que desempeñó Génova en el siglo XVII, cuando financió a la Corona española, de la que quedan obras maestras de gran valor artístico», dijo, por su parte, el presidente de la región de Liguria, Giovanni Toti. EFE

lsc/amg