Imagen logo de la OPI

El mercado laboral de Argentina mejora de la mano del repunte económico en 2021

 24 marzo, 2022

Buenos Aires, 24 mar (EFE).- El mercado laboral de Argentina logró recuperarse el año pasado de la mano del crecimiento del producto interno bruto del país tras el golpe que supuso la pandemia y, aunque la economía aún no regresa a los niveles previos a la recesión iniciada en 2018, la tasa de desempleo es la más baja en seis años.

Según informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el producto interno bruto (PIB) de Argentina registró en el cuarto trimestre del año pasado un avance del 1,5 % con relación al tercer trimestre y una mejora del 8,6 % en términos interanuales, acumulando en 2021 un crecimiento del 10,3 %.

Así, la economía logró salir de la recesión que se había iniciado en 2018 con una caída del 2,5 %, que continuó en 2019 (-2,1 %) y se profundizó en 2020, tras la irrupción de la pandemia en Argentina en marzo de ese año, con un desplome del 9,9 %.

De acuerdo con datos oficiales, el nivel de actividad alcanzado en el último trimestre de 2021 estuvo por encima del registrado justo antes del estallido de la crisis sanitaria.

El informe del Indec revela que, a nivel sectorial, la recuperación de 2021 en el PIB estuvo impulsada por el repunte de actividad en la construcción (27,1 %), los hoteles y restaurantes (23,5 %), la industria (15,8 %) y el comercio (13,2 %).

BAJA EL DESEMPLEO

El Indec también dio a conocer este miércoles que la tasa de desempleo del cuarto trimestre se ubicó en el 7 %, cuatro puntos porcentuales por debajo del índice registrado en igual período de 2020.

La tasa de desempleo alcanzada sobre finales de 2021 es la más baja desde que en 2016 se inició una nueva serie estadística de medición del mercado de trabajo y desde 2015, cuando el Indec, bajo la metodología de medición anterior, reportó una tasa de desempleo del 5,9 %.

La cifra neta de desocupados bajó en el cuarto trimestre de 2021 a 947.000 personas, casi medio millón menos que en igual período de 2020.

Por otra parte, la tasa de empleo -porcentaje de la población ocupada- se ubicó en el cuarto trimestre en 43,6 % -máximo histórico de la serie estadística iniciada en 2016-, con 12,6 millones de personas ocupadas, un millón más que hace un año.

De acuerdo a los datos oficiales, en el último año se crearon unos 600.000 puestos de empleos asalariados formales y otros 400.000 puestos asalariados pero informales.

MÁS TRABAJO FORMAL

Precisamente, una de las mejoras observadas el año pasado en el mercado laboral argentino ha sido un crecimiento del los puestos de trabajo asalariados registrados, los cuales, según cifras oficiales, ascendieron en diciembre pasado a 6,1 millones, logrando retornar a los niveles prepandemia, pero aún algo por debajo de los que se registraron en diciembre de 2017, antes del inicio de la recesión.

Distintos informes privados observan que ese crecimiento ha sido diverso, según los sectores.

Aquellos más dinámicos, como la industria y el sector inmobiliario y de la construcción, ya operan en niveles de empleo superiores a la prepandemia, mientras que otros -como la minería- siguen en proceso de recuperación y se aproximan a ese umbral y un tercer núcleo de actividades -entre ellas, hoteles y gastronomía- no han abandonado aún la fase de destrucción de puestos de trabajo.

«La recuperación económica sigue presentando rasgos heterogéneos, pero cada vez menores. Los sectores dinámicos continúan comandando la creación de empleo, mientras que los sectores en recuperación se consolidan y los que hace unos meses estaban en crisis, hoy han comenzado a crecer», observó en un informe el Centro de Economía Política Argentina.

Pese a estas mejoras, los datos oficiales evidencian que los problemas de precariedad laboral aún persisten en Argentina, con casi un tercio de los ocupados (27 %) trabajando por cuenta propia y con tres de cada diez asalariados (33,3 %) trabajando en la informalidad. EFE

nk/rgm/dmt