Imagen logo de la OPI

«Romeo y Julieta», por primera vez en un musical al estilo Broadway

 23 marzo, 2022

Madrid 23 mar.- El Teatro-Auditorio El Greco de Toledo acogerá los días 15 y 16 de abril «Romeo y Julieta. Un amor inmortal», un musical al más puro estilo Broadway, en el que se suben en el escenario hasta 16 artistas para recrear, por primera vez en España, el clásico de William Shakespeare.

Así lo ha destacado este martes el director y productor de la obra, Tomás Padilla, en una rueda de prensa en Toledo junto a los principales protagonistas, Carlos J. Benito (Romeo) y Silvia Villaú (Julieta), para dar a conocer algunos de los detalles que hacen de este espectáculo «la mejor producción de teatro musical de la temporada», en palabras de su director.

Un espectáculo «al más puro estilo Broadway» del que ha destacado, además, que está avalado por el respaldo de la productora de musicales más longeva de España, que es Theatre Properties, que comenzó hace 21 años con «El hombre de la Mancha» y desde entonces no ha parado.

A todo ello el productor ha sumado la valía de los artistas que integran el elenco, «cien por cien español» y que «son primeros espadas de los grandes musicales de los últimos veinte años de este país», entre los que ha citado, además de Carlos J. Benito y Silvia Villaú, a Paco Arrojo, Ángels Jiménez, Santiago Cano, Carlos Solano o Daniel Busquier.

El productor de ‘Romeo y Julieta. Un amor inmortal’ ha destacado también la partitura completamente original creada por César Belda para esta producción, en la que los textos se han adaptado respetando la dramaturgia shakesperiana y la esencia de la historia, logrando así recrear fielmente la sociedad del siglo XVI en la que vivió el autor.

Algo en lo que ha coincidido Silvia Villaú (Julieta), quien ha indicado que esto se ha logrado, en gran medida, por el vestuario, «muy colorido, con bordados, hilos de oro, terciopelos, pieles y encajes», muy costosos, por otro lado, «ya que solamente el vestido de Julieta cuesta 5.000 euros», ha comentado.

Por su parte, Carlos J. Benito ha destacado el honor que para él supone meterse en la piel de un personaje «con tanta historia y tanta magia» como Romeo, dentro de una representación, que tiene un «ritmo trepidante durante las dos horas y veinte minutos que dura» y con la que el público «va a sentir cómo respiraban los personajes hasta el desenlace y también va a entender por qué se enfrentaron sus familias».