Imagen logo de la OPI

Identifican el gen que hace que crezcan patatas aéreas

 22 marzo, 2022

Madrid 22 mar.- Las plantas de la patata producen en ocasiones tubérculos aéreos expuestos a las inclemencias del tiempo y los animales y la causa esencial es una mutación en el gen BRANDCHED1b, según ha identificado un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

La investigación que publica Nature Plants muestra que mutaciones en este gen afectan a la capacidad de distinguir entre tallos aéreos y subterráneos (llamados estolones) en las plantas de patata.

Por ello, en las plantas que contiene ese gen mutado se produce una distribución errónea de los azucares y de las señales que controlan la formación de tubérculos y los desarrollan fuera de la parte subterránea de la planta.

El equipo del CSIC dirigido por Pilar Cubas, en colaboración con el de Salomé Prat, en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), usó como modelos plantas de patata silvestres y mutantes que no expresaban ese gen.

El gen BRC1b, que regula varios procesos moleculares relacionados con periodos de inactividad vegetal, es también así responsable de que los tubérculos se formen bajo tierra.

Cubas explica que estudiaron la formación de tallos aéreos y subterráneos durante seis semanas y observaron que los mutantes producían más tallos aéreos, pero menos estolones que las plantas silvestres.

Las plantas mutantes producían muchos menos tubérculos subterráneos y de menor tamaño y, además, empezaron a producir tubérculos aéreos, añade.

Cuando el gen BRC1b no funciona correctamente, la planta no distingue entre las ramas aéreas y los estolones y permite la entrada de azúcar y de las señales que promueven la formación de tubérculos en las yemas axilares aéreas, agrega Michael Nicolas del CNB-CSIC y primer firmante del artículo.

De esta forma, al cabo de unas pocas semanas y en condiciones que simulan el invierno y los días cortos, las plantas empiezan a desarrollar un sorprendente número de tubérculos en la parte aérea de la planta.

Cubas indica que, aunque a priori, desde el punto de vista agronómico podría ser interesante cosechar patatas sin tener que desenterrarlas, esto no resulta adaptativo en la naturaleza, ya que los tubérculos, que son fundamentalmente órganos de supervivencia invernal, quedarían expuestos a las inclemencias del tiempo y al forrajeo de los animales.

Los resultados del estudio también ayudan a comprender mejor el mecanismo molecular de reparto y acumulación de azúcar en los tubérculos.

Además, tienen una importancia agrícola más amplia, ya que otras especies que producen tubérculos, como la batata y la yuca, posiblemente tendrán genes BRC1 que podrían desempeñar un papel similar en esas especies.